Rolando Fraga, de 60 años y origen cubano, cuya familia viajó de West Palm Beach a Miami temiendo que estuviera entre los fallecidos, hoy confirmaron la triste noticia de que estaba entre los cadáveres.

«Lamentablemente, imaginándonos lo peor. Fue una noche muy fea, esperando respuesta y todavía no sabemos nada. Es horrible», habían declarado sus familiares antes de conocer la noticia.

El cadáver Fraga de sacados de escombros el sábado junto con su vehículo.