Punto final a la novela del manager de Industriales para la venidera 57 Serie Nacional de Béisbol. Víctor Mesa, “El show”, VM32 o “La centella”, como usted quiera llamarlo, recordarlo o criticarlo, es el nuevo director que se vestirá de azul con los Industriales a partir del 6 de agosto próximo.


Así se dio a conocer en el Noticiero Nacional de Televisión de Cuba, luego de una dilatación donde se manejó también la probabilidad de que el puesto fuera para Guillermo Carmona, quien tuvo balance de 165-105 de (1998-2001), con una derrota en siete juegos contra Santiago de Cuba en 1999, el mismo año en que los Orioles de Baltimore visitaron La Habana para topar con la selección Cuba.

La esperada noticia, en instantes, ha paralizado a la fanaticada, que esperaba con locura la designación de un nombre. Y que, sin dudas, sabía que ese “nombre” sería el de Víctor Mesa, quien entró silenciosamente a la lista de posibles dirigentes del equipo insignia del desmejorado béisbol cubano, una vez que Javier Méndez tuvo que soltar las riendas de la novena capitalina por situaciones personales.

¡Créalo o no! Sucedió… Víctor Mesa lo logró, como casi todo lo que se propone, menos ganar un campeonato, ya que lleva 14 años dirigiendo y es, quizás, lo único que no ha podido alcanzar.

Como pelotero, Mesa fue un show total, un jugador que podía llenar estadios, unir jugadores, echar adelante a un conjunto y ser un líder, la mayoría de las veces más positivo que negativo.


Pero, como dirigente, VM32, a pesar de que es el manager más ganador en temporadas regulares, no ha podido ser dotado de todas las herramientas y la paciencia posible para dirigir en postemporada, inyectando en todo el camino de 14 largos play off, algo que ha aterrorizado a todos sus jugadores: “La presión”.

A Víctor Mesa le gusta la perfección en la táctica, el juego fuerte, la entrega y es exigente, por lo que muchos –hasta sus detractores y no seguidores—, estoy seguro que quisieran ver como dirige a Industriales, un conjunto que se ha caracterizado por algunas indisciplinas y, como todos saben, alguna que otra falta de entrega.

Tanto se ha removido el diamante capitalino, cuando aún no han pasado ni 24 horas de la designación de Mesa, que Rudy Reyes, el estelar jugador del número “10” en los azules, dijo que jugará la próxima Serie Nacional, luego de haberse planteado el retiro a finales de octubre de 2016, cuando Industriales terminó con récord de 21-23, desclasificado totalmente.

Con el “show man” del número “32”, también viene una camarilla nueva de entrenadores y peloteros que juegan solo bajo su mando, tales como Yordanis Samón, quien no tenía equipo y dijo que “él estaba donde estuviera Víctor”, el lanzador villaclareño Yosvany Pérez y el derecho guantanamero Alexander Rodríguez, que ya había estado dos temporadas con los azules.




Lo bueno de VM32…

Los numeritos de Mesa son asombrosos, cuando uno mira el porcentaje de juegos ganados, de .631, con 789 éxitos y solo 460 fracasos en temporada regular.
Con Villa Clara, Mesa alcanzó récord de 442-276, asistió a dos finales y las perdió entre 2003 y 2004, precisamente ante los Industriales dirigidos por Rey Vicente Anglada, ambas ocasiones por barridas de (4-0).

Luego, con Matanzas, Mesa ganó 347 y perdió 184, dejando una marca de (70-20) en la 56 Serie Nacional de Béisbol, que parece inalcanzable en series de 90 partidos.

Lo malo de VM32…

Entre tantas cosas negativas que podemos señalar de Víctor, entre discusiones y agresiones contra árbitros, broncas con jugadores y directivos del béisbol, ofensas a la prensa, riñas con el público dentro y fuera del estadio, lo que su fanaticada no le perdona, tanto en Villa Clara como en Matanzas, fue que jamás les pudo dar un campeonato.

Los numeritos en play off de Mesa delatan todo lo desgraciado que ha sido a la hora de discutir el trono, con marca de 26-31 dirigiendo Villa Clara y 36-42 con Matanzas.

Sus últimas dos postemporadas con los Cocodrilos fueron perdidas 4-3 y ambas en casa, el Estadio Victoria de Girón, en 2015 contra Pinar del Río y 2016 frente a Granma.

Borrón y cuenta nueva… ¿Serán los Industriales la salvación de VM32?

Ahora tiene la oportunidad con un equipo azul que, de no haber cambios, promete tener una de las mejores líneas centrales de Cuba, con el receptor Frank Camilo Morejón, Juan Carlos Torriente y el talentoso Yolbert Sánchez alrededor de segunda y Víctor Víctor Mesa en la pradera central.

Además, estarían jugadores de experiencia como Alexander Malleta, Rudy Reyes, Yohandry Urgellés, Ian Rendón, Frank Monthiet y Stayler Hernández, quienes figuran con una gran nómina al menos para los primeros 45 juegos. Ya, en una segunda ronda, con cinco refuerzos, Industriales podría obtener más pitcheo y ser un contendiente poderoso para intentar alzar la copa, que le debe al pueblo de la capital y a sus seguidores de Cuba y el mundo desde 2010.