Yarianna Chacón Betancourt de 33 años, asesinada a manos de su ex marido en Cuba (Imagen tomada de CubaNet)

Una madre santiaguera fue asesinada a manos de su ex marido la semana pasada, quien se suicidó más tarde, dejando huérfanos a tres menores de edad, un niño de dos años, y dos niñas de 9 y 12 años respectivamente, todos hijos del presunto asesino, recoge un reporte del periodista independiente Ezequiel Fuentes para CubaNet.


Yarianna Chacón Betancourt de 33 años se encontraba en la Empresa de Conservas el Caney en Santiago de Cuba, donde trabajaba, cuando el individuo llegó y la apuñaló por la espalda, aunque varios compañeros de trabajo intentaron impedir que el hombre la atacara, nadie pudo detenerlo y quitarle el cuchillo.

En medio de los hechos en la empresa, llegó la pareja actual de la víctima, quien también resultó herido.

Luego del ataque el ex marido de Chacón Betancourt, Yusnel se retiró del lugar, ella fue trasladada de inmediato al Hospital Clínico Quirúrgico Juan Bruno Sayas, para brindarle los primeros auxilios, junto a su marido actual.

Yusnel, su ex esposo y presunto asesino llegó al mismo hospital con una herida, de acuerdo al reporte, que él mismo se autoinfligió, avanzó hacia el cuerpo de guardia, y en el momento en que el equipo médico se preparaba para brindarle primeros auxilios, el sujeto fue a la camilla donde se encontraba Yarianna y le propinó al menos 12 puñaladas, según el periodista está información la brindaron familiares de la víctima, aún no ha sido corroborada por las autoridades.


La víctima había realizado varias denuncias, asegura su familia, sin embargo no obtuvo respuesta de la policía.

Tras cometer el homicidio el ex marido de Chacón Betancourt se dio a la fuga, y se quitó la vida.

«La mató y luego se quitó la vida. Todo lo tenía bien pensado, aunque le salió mal el primer intento, no descansó hasta matarla. Lo peor del caso es que la mató en un lugar que se supone que es seguro y que debe haber custodios y más si se trata de una paciente víctima de un intento de homicidio, ahí es donde sale a relucir la inseguridad en la que vivimos», confesó un familiar de la mujer.

La pareja actual de la víctima se mantiene con vida, se recupera satisfactoriamente de las heridas de la primera agresión, cuando intentó defender a Yarianna.

Un vecino de la fallecida lamentó que velaron al asesino y a Chacón Betancourt en la misma funeraria, por el mal servicio de ese ramo, y allí también hubo problemas.

«Lo que se formó en esa funeraria fue tremendo, las dos familias se fueron a los golpes y a los gritos, menos mal la policía llegó y no hubo más tragedias», contó el testigo.

En Cuba se le brinda poca atención a este tipo de sucesos violentos, se les suele llamar crímenes pasionales, ocultando su verdadero nombre «feminicidio», después de negar durante bastante tiempo que existan estos incidentes en la Isla, hace apenas unos días salió a la luz pública que el régimen reconoció la existencia de feminicidios en el país; el primer Informe Nacional sobre la implementación de la Agenda 2030 contiene los datos de que ocurrieron en 2016, 0,99 ‘femicidios’ por 100.000 adolescentes y mujeres cubanas de 15 y más años, indicó Martí Noticias.