El fin de semana contó con fuertes corrientes de mar en Miami Beach. Las temperaturas cálidas combinadas con el mar agitado crearon condiciones que obligaron al menos 100 acciones de rescate, incluyendo varias decenas de nadadores que necesitaron ayuda para regresar a la orilla.


“Es un número muy alto”, dijo Vincent Canosa, jefe de la Agencia de Rescates del Océano. “Fue uno de esos fines de semana donde las condiciones estaba extremadamente malas a todo lo largo de la costa”.

Una tragedia ocurrida el viernes fue el preámbulo de lo que estaba por venir el fin de semana. Un turista murió cuando cinco bañistas fueron atrapados por aguas peligrosos a eso de las 7:30 p.m. en Mid-Beach, después que los salvavidas habían terminado sus turnos de guardia.

Después que alguien llamó al teléfono de emergencias 911, la policía y los bomberos llegaron para ayudar al grupo. Uno de los hombres falleció en Mount Sinai Medical Center después que fue sacado del mar con la ayuda de un transeúnte.


Canosa recomendó a todos los que visiten la playa, sean turistas o residentes, que conversen con los salvavidas acerca de las condiciones del mar. Los salvavidas están entrenados para detectar corrientes de resaca.

(Con información de el Nuevo Herald)