Salen a relucir otros casos de fallecidos en Cuba a causa de vacunas preventivas de fabricante indio (Imagen de archivo)

Salen a relucir otros casos de fallecidos en Cuba a causa de la administración de vacunas preventivas, tras la muerte de Paloma Domíguez Caballero, la menor de un año a la que le aplicaron este medicamento un policlínico de Alamar, informa Diario de Cuba.


La fallecida y otros cuatro niños fueron diagnosticados con «un evento adverso asociado a la vacunación con PRS» una vacuna contra la parotiditis, la rubéola y el sarampión, dio a conocer el sábado el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) en su declaración oficial sobre el caso.

Durante años se ha usado la vacuna PRS en la Isla, esta se «importa desde la India, avalada por la Organización Mundial de la Salud y certificada por el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED)», defendió el MINSAP.

Una Comisión del Ministerio de Salud Pública investiga las causas que ocasionaron el lamentable suceso, añadió el comunicado del organismo.

Y aunque la madre de la víctima, Yaima Caballero dijo en redes sociales que el médico Roberto Álvarez Fumero, director del Programa Materno Infantil cubano, le aseguró vía telefónica que «la causa del fallecimiento» de Paloma Domínguez «no fue la vacuna PRS, sino algo que sucedió en el policlínico (…) porque dicha vacuna fue usada en el resto del país y no tuvo ningún tipo de consecuencias», la prensa independiente ha echado mano de sus archivos, y ha descubierto algo extraño.


Tres niños murieron tras la administración de una vacuna contra el sarampión en 2002, según reporte de CubaNet.

Aquel año el diario oficial Granma aseguró que se había tratado de un accidente, aunque no reveló otros detalles. Mientras una fuente del MINSAP habló de negligencia y falta de profesionalismo, en el caso del fallecimiento de los tres infantes.

Resulta que la vacuna contra el sarampión que provocó las defunciones en 2002, al igual que la PRS son fabricadas por Serum Institute of India Ltd. (Instituto de Sueros de la India), informó El Nuevo Herald.

AP por su parte reportó en 2017, que Serum Institute of India compró Nanotherapeutics Inc., empresa checa filial de la estadounidense del mismo nombre. Convirtiéndose así en la mayor productora de vacunas antipolomelíticas del orbe.

El diario miamense sostuvo que de acuerdo a un estudio de los funcionarios del MINSAP, entre 1999 y 2008 13 eventos «raros» en niños menores de 16 años tras recibir vacunas, diez muertes y tres casos que dejaron secuelas graves, quedaron bajo registro.

No obstante, una «comisión de expertos» determinó que solo ocho de los 13 casos estuvieron relacionados con la administración de las vacunas.

«No he recibido llamada de nadie más, ni Medicina Legal ni nadie. Yo solita aquí con mi dolor y aguantando hasta ver a dónde llego», confesó Yaima Caballero, madre de Paloma Domínguez a Diario de Cuba.

La muerte de su hija está siendo investigada por una Comisión del Ministerio de Salud Pública, al respecto la madre comentó: «las investigaciones ahí están, demoran…».