En la mañana de este miércoles el senador estadounidense de origen cubano Marco Rubio, emitió un comunicado en el que alaba la decisión del presidente Donald Trump de eliminar la suspensión del Título III de la Ley Helms-Burton, y aprovechó la ocasión para responsabilizar al régimen de La Habana por sus crímenes, informa CubaNet.


Rubio expresó en la nota que «al parar la suspensión del Título III de la Ley Libertad, la administración del presidente Trump está poniendo fin a décadas de impunidad por parte del régimen de los Castro».

«Estados Unidos está abriendo la puerta a la justicia y permitiendo que las víctimas de la dictadura cubana demanden a los culpables. Hoy, mientras conmemoramos la valentía de los héroes caídos en la invasión de Bahía de Cochinos, la historia está siendo escrita una vez más», añadió.

El senador, quien funge además como presidente del Subcomité de Relaciones Exteriores para el Hemisferio Occidental, Delincuencia Transnacional, Seguridad Civil, Democracia, Derechos Humanos y Asuntos Globales de la Mujer, le pidió en octubre de 2017 al mandatario republicano que EEUU votara en contra de las resoluciones de la Asamblea General de la ONU que demandan un cambio al embargo estadounidense hacia el Gobierno cubano.

A lo largo de este año Rubio se ha mantenido defendiendo las sanciones de EEUU hacia la dictadura castrista, junto a tambien figuras políticas claves en Florida, como el senador Rick Scott y el congresista Mario Díaz-Balart.