Rosa María Payá durante intervención en la
Convención del Partido Popular español (PP), celebrada en Madrid (Imagen: captura de pantalla)

La promotora de la iniciativa «Cuba Decide», Rosa María Payá, intervino el fin de semana en la Convención del Partido Popular español (PP), celebrada en Madrid, la activista cubana aprovechó la ocasión para repasar la situación política del país caribeño, haciendo especial énfasis en la falta de libertades de un pueblo que ha vivido por seis décadas bajo el yugo de una dictadura, reporta CubaNet, citando medios españoles.


«En estos 60 años, la dictadura ha cobrado la vida de miles de cubanos inocentes en ejecuciones arbitrarias. Estamos enfrentados a un régimen que ha condenado a decenas de miles a 20, a 25 y a 30 años de prisión por motivos políticos, y que hoy, mientras yo me dirijo a ustedes, mantiene a más de 120 hombres y mujeres encerrados por pensar distinto y actuar de acuerdo a su conciencia», explicó Payá, durante su breve intervención.

Asimismo agradeció al PP, el apoyo ofrecido en la lucha por los derechos humanos en Cuba, desde que José María Aznar estaba en la presidencia del país ibérico.

Pidió al PP no aceptar «como legítimos a un sistema político y a unos representantes que los cubanos jamás han elegido en las urnas», e instó a que apoyaran una transición a la democracia en Cuba con la participación de todos los cubanos en plebiscito vinculante, como propone la iniciativa «Cuba Decide».

La opositora al régimen criticó el mito que plantea una supuesta pasividad de los cubanos frente a los desmanes de la dictadura, y aclaró que la realidad es que el pueblo no ha dejado de luchar ante la opresión.


Payá recordó que el primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC), Raúl Castro, quien verdaderamente detenta el poder en la Isla, designó a dedo a Miguel Díaz-Canel, un presidente títere.

Denunció que el Gobierno cubano pretende engañar al mundo con el anuncio de cambios, cuando en realidad lo que intentan es perpetuar en el poder al Partido Comunista, único legal en la Isla, sin reconocer los derechos básicos y libertades fundamentales de los cubanos.

«Los derechos no tienen color político, ni de raza, ni de cultura. Tampoco las dictaduras tienen color político, no son de derecha ni de izquierda, son sólo dictaduras», apuntó.

«La causa de los derechos humanos es una sola, como una sola es la humanidad. Si hoy se habla de globalización, anunciamos y denunciamos que si no se globaliza la solidaridad, no sólo peligran los derechos humanos, sino el derecho a seguir siendo humanos», añadió la valiente cubana.