Equipos para enlaces inalámbricos (Nanostation y Mikrotic), usados en las redes de Snet han sido robados durante el pasado mes de septiembre en los municipios Quivicán, Bejucal y San José de las Lajas. Se estiman más de 30 hurtos.

El hecho de obtener estos equipos se torna difícil en Cuba, pues son de prohibida importación por la Aduana del país, y además costoso, por lo que los dueños de la red, usuarios y administradores están tomando medidas para evitar los robos, incluso algunos de ellos han llegado a tomar la justicia por sus manos.

“Las afectaciones y las pérdidas han sido cuantiosas. Al parecer los delincuentes han aprendido y saben que un solo Nanostation M2 o M5 puede venderse fácilmente en unos 170 a 180 CUC, que viene siendo casi el salario de ocho meses de cualquier profesional aquí en Cuba,” detalló, uno de los administradores de Snet de la provincia Mayabeque, Adrián Hernández conocido como “Galgo”.

“En estos momentos se encuentran afectados y sin conexión más de 1000 usuarios a causa de estos robos. Nunca habíamos tenido este tipo de problemas, más bien nos preocupábamos de las redadas policiales y los operativos en contra de las redes; ahora nuestra prioridad es mantener nuestros equipos seguros de los ladrones”, agregó “Galgo”.


Jorge González, una de las víctimas de los robos que sufrió una pérdida de 360 CUC en dos equipos robados del techo de su casa, argumentó, “dentro de las medidas de seguridad se encuentran la instalación de softwares como NetAlarm, que avisa mediante señales sonoras cuando un equipo es desconectado. También se han asegurado los Routers que estaban ubicados en zonas de riesgo o fácil acceso, se han instalado alarmas de contacto en los tubos y en algunos casos se han electrificado los tubos y vientos donde están ubicados los Nanostation”.

A causa de que estos equipos no son legales, las autoridades no se ocupan de buscar a los delincuentes, tampoco se abre ningún proceso investigativo, más bien los propietarios, usuarios y administradores trabajan en conjunto para crear un sistema de alarma que les permita enterarse cuando un equipo es desconectado.

Jorge Herrera, uno de los usuarios de Snet en Quivicán, dice, “los robos siempre ocurren de madrugada, por lo que instalamos el NetAlarm (un programa que funciona como una alarma común) en todos las maquinas del barrio. Esto ha dado buenos resultados porque ya hemos detectado y evitado más de cinco robos de esta forma. En uno de los casos pudimos atrapar a uno de los ladrones y se llevó su buena paliza.”

En Revolico, sitio de compra-venta también ilegal, a través de internet, se han comenzado a comercializar equipos antirrobo en un precio estimado de 20 cuc.

Estas redes de barrio desde que comenzaron en el país sufren grandes pérdidas por decomisos arbitrarios por parte de la policía estatal, sin embargo ahora los robos parecen perjudicar aún más estas redes clandestinas.

Los usuarios y propietarios que fueron entrevistados por Cubanet comentaron:

“No nos temblará la mano para tomarnos la justicia por nuestra cuenta. No podemos contar con la PNR (Policía Nacional Revolucionara) porque hemos hecho denuncias y nos dicen que esos equipos son ilegales. Sabemos que algunas medidas que hemos tomado como electrificar las antenas son fuertes e ilegales, pero debemos proteger lo que tanto nos ha costado”.