Richard Eckerson, estaba a punto de salir bajo fianza de una prisión en Miami, a donde fue a parar acusado de agresión doméstica en menor grado.

El reo estaba esposado, cuando de alguna manera se precipitó al vacío desde el segundo piso en el Centro Correccional Turner Guilford la semana pasada; la familia alega que Eckerson estaba en riesgo de suicidio y aparentemente saltó por encima de una baranda, cayendo al vacío, dijeron las autoridades de la prisión.

Su abogado, Rick Yabor comentó el miércoles que algo no estaba bien, que ese día tenía previsto salir de la cárcel. “Nunca había dicho que se quería suicidar. No tenía problemas psicológicos, hasta donde yo sé. Esto ha sido una sorpresa total para la familia”, agregó el letrado.

El Departamento de Prisiones de Miami-Dade no quiso comentar al respecto. Detectives están investigando la extraña muerte, el segundo suicidio bajo raras circunstancias en esa instalación en los últimos meses.


Lázaro Romero, asesino convicto, falleció el 7 de septiembre en esa misma prisión del oeste de Miami-Dade, aparentemente también se suicidó, ese caso también está siendo investigado.

El preso acababa de ser declarado culpable de matar a un antiguo amigo por una paloma de carrera, pero aún no lo habían condenado.

El jardinero de 48 años, Eckerson, estaba inculpado de agredir a su esposa e hijo, pero su abogado dijo que ninguno de los dos miembros de la familia quería presentar cargos, esperando que le desestimaran las acusaciones.

Al hombre le habían otorgado una fianza de $3,000 por cada acusación, y también tendría que llevar un dispositivo de supervisión remota en el tobillo.

El sábado en la mañana se le anunció a la familia que el reo había fallecido. Medicina Legal del condado aún no determina la causa del deceso.

(Con información de El Nuevo Herald)