Foto de Pixabay

Autoridades de salud de Walla Walla, en el estado de Washington han informado que algunas personas ignoran intencionalmente las recomendaciones de salud, al exponerse a sí mismos y a otros al Covid-19, reporta The Associated Press (AP).


Rastrear algunos contactos han revelado que estas personas han asistido a fiestas presuntamente con el objetivo de que es mejor enfermarse de coronavirus de una vez, y ponerle fin a eso, explicó al diario Union-Bulletin, Meghan DeBolt, directora del Departamento de Salud Comunitaria del condado.

Según DeBolt, en el condado se han registrado nuevos casos como resultado de ese tipo de reuniones.

La director del Departamento de Salud calificó que este tipo de eventos son irresponsables e inaceptables.

«Preguntamos sobre los contactos, y hay unas 25 personas porque: ‘Estábamos en una fiesta de Covid’», comentó.


Scott Bieber, jefe de policía de Walla Walla dijo que va contra la ley desobedecer la orden de quedarse en casa, emitida el pasado 23 de marzo por el gobernador Jay Inslee.

«No vamos a exagerar. Pero vamos a ponernos en contacto con las personas que dieron positivo y darles seguimiento vía telefónica, poniéndolos al tanto de los posibles delitos menores por desobedecer las órdenes del gobernador. Si encontramos violaciones intencionales, los referiremos al fiscal de la ciudad», declaró Bieber.

Un total de 94 infecciones se habían registrado hasta el miércoles en el condado de Walla Walla, entre los pacientes estaban algunos empleados de la planta procesadora de carne de Tyson Fresh Meats, según las autoridades de salud, uno de ellos murió a causa del coronavirus.

Un comunicado del Departamento de Salud del Estado de Washington difundido el miércoles, señala que reunirse en grupos durante la pandemia puede ser sumamente peligroso e incrementa el riesgo de hospitalización y muerte entre los individuos.

John Wiesman, secretario de Salud del estado, detalló que «se desconoce si las personas que se recuperan de Covid-19 quedan protegidas a largo plazo».

«Este tipo de comportamiento innecesario podría crear un aumento de casos que retrase aún más la capacidad del estado para tener una reapertura gradual», agregó Wiesman.