Los reos cubanos que filmaron y difundieron hace unos días varios vídeos donde denunciaban las condiciones infrahumanas de la cárcel, sufren ahora las represalias del régimen cubano.


La Red Cubana de Comunicadores Comunitarios, informó en su sitio web, que el Gobierno decidió castigar a los presos con el “traslado inmediato y forzado de todas las personas que tuvieron participación en el material expuesto, hacia otras prisiones del país sin que pudieran dar pronto aviso a los familiares”.

La página cubana denuncia que Lázaro Raúl Quintana, uno de los reclusos fue trasladado semidesnudo el viernes 8 en la madrugada, “por efectivos de las Brigadas Especiales del Ministerio del Interior (MININT) en un aparatoso operativo, quienes sin dar razón alguna al recluso lo violentaron contra el piso para neutralizarlo y ponerle unas esposas cogidas por cadenas en las manos, cintura y pies, y acto seguido fue introducido en un vehículo hermético sin conocer su futuro paradero, hasta que en horas de la noche del propio viernes se percató que lo habían llevado para la prisión camagüeyana Kilo-7”, según la descripción de un familiar que se comunicó con el reo vía telefónica.

Un oficial enviado desde La Habana con rango de teniente coronel del Ministerio del Interior, interrogó a Quintana, un poco más tarde, luego del interrogatorio, el preso fue trasladado a un centro de mayor rigor penitenciario, en Camagüey conocido como “La 26”, detalló la hermana del reo.

Se desconocía el paradero y la situación actual de los demás reclusos que sufrieron traslados forzados, informa la Red Cubana de Comunicadores.


Los presos que estaban en la prisión Canaleta en Ciego de Ávila, se quejaron de “torturas y muertes por la falta de atención médica” de la cárcel, asimismo llamaron al centro penitenciario “corral de puercos”.

La Isla del Caribe es el segundo país de la región con la tasa más alta de hacinamiento en las prisiones; advirtió el Instituto de Investigación sobre Políticas Criminales (ICPR, por sus siglas en inglés).

En Cuba hay cinco cárceles de máxima seguridad y otras 195 prisiones, de las que 40 son en régimen cerrado.

(Con información de Cubanet)