Regresa a las costas de Florida la devastadora marea roja (Imagen tomada de Miami Despierta)

Aumenta la nociva marea roja en Florida, a medida que se incrementa la temperatura del agua de las costas, según MiamiDiario, las algas tóxicas karenia brevis ocasionan esta problemática que abunda en las playas del Golfo de México.


El pasado año causó devastación en los mares de Florida, afectando el turismo, la economía y el ecosistema.

En 2018 muchos turistas cancelaron sus reservas en hoteles, restaurantes y otros negocios tuvieron que cerrar ante la aparición de la marea roja.

Las pérdidas se calculan en alrededor de 20 millones de dólares en el ámbito turístico a causa de las algas que provocaron la marea roja, revelaron investigadores de Florida Sea Grant.

Solo en el Condado de Sarasota se emplearon entre 500 mil dólares y 4 millones de dólares en tratamiento de enfermedades respiratorias vinculadas a esta situación, reportó el Departamento de Salud del estado.


Algunos alegan que las algas karenia brevis han aumentado por la industria azucarera y el uso de fertilizantes, pero los productores afirman que están tratando de detener la contaminación.

Para Maggy Hurchalla, activista ambiental y ex comisionada del Condado de Martin en el área de agua, una solución podría ser restablecer el flujo de agua y eliminar el fósforo de la escorrentía agrícola, por lo que es necesario supervisar a la industria azucarera.

En 2018, el entonces senador floridano Rick Scott anunció se emplearían 2.2 millones de dólares en nuevas tecnologías para eliminar la marea roja, por otra parte algunas ciudades y condados contribuyeron promoviendo el no uso de fertilizantes en las casas y campos de golf durante los meses de verano.

Por su parte, el nuevo gobernador del Estado del Sol, Ron DeSantis emitió la ley SB 1552 para crear el proyecto de Desarrollo de Tecnología y Mitigación de la Marea Roja de Florida, al mismo se le asignaron 15 millones de dólares por un lapso en un quinquenio.

De igual modo solicitó 100 millones de dólares al Congreso para financiar el programa Florida Forever, y restaurar los humedales en el estado.