Régimen cubano continúa ejerciendo presión contra los carretilleros, y crea un Grupo de Trabajo especial para hostigarlos/Imagen de archivo

La presión al pueblo cubano ha aumentado por todos lados, a opositores, periodistas independientes, a trabajadores privados, el régimen reprime todo lo que le huela a libertad económica o política. Según denuncias a Radio Martí, son los carretilleros, que venden viandas, frutas y hortalizas de manera ambulante, las últimas víctimas del hostigamiento del Gobierno.


En Mayarí, Holguín, el Consejo de la Administración local con la autorización de la Asamblea Provincial del Poder Popular ejerce los controles a la labor de estos cuentapropistas, dio a conocer el trabajador del sector privado Confesor Verdecia.

De acuerdo a Verdecia, «el gobierno dictó una ley que le prohíbe a los carretilleros transitar por las calles principales. No pueden vender los productos frente a mercados o tiendas. Cuando alguien llama a un carretillero, tiene que vender sus productos rápidamente y seguir porque si no, son multados».

Por su parte el periodista independiente Alejandro Tur Valladares, contó que han creado un Grupo de Enfrentamiento Provincial para vigilar a estos emprendedores, en la provincia de Cienfuegos.

«Los carretilleros, los particulares, pagan mejores precios al que siembra la tierra, y éste último tiene como preferencia, por supuesto, venderle al particular», explicó.


Estos cuentapropistas se ven obligados por el Estado a adquirir las mercancías en la red minorista estatal, normalmente desabastecida.

Desde la la central provincia de Sancti Spíritus el comunicador independiente Adriano Castañeda, reveló que ancianos y enfermos son los principales beneficiarios del trabajo de estos vendedores ambulantes.

Para Castañeda el Estado «está hostigando constantemente a los carretilleros, quienes son los que les llevan los productos a la casa a los ancianos que no pueden ir a una placita».

Vladimir Martín Castellanos, activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), dijo desde Puerto Padre, Las Tunas, que con las multas y decomisos han logrado prácticamente anular la actividad.

Martín Castellanos confesó que la policia y los inspectores multaron a un vendedor, por el simple hecho de que el hombre se paró en el lugar a descansar, «y le dijeron que tenía que estar moviéndose constantemente».

Jorge Bello, periodista independiente radicado en Güira de Melena, en las afueras de La Habana, contó que los carretilleros que vendan productos comprados directamente a los agricultores en esa localidad enfrentan multas entre 1.000 y 3.000 mil pesos en moneda nacional.

«Llegan los inspectores con los agentes de la Policía, cargan la carretilla completa con toda la mercancía para la PNR (Policía Nacional Revolucionaria) y le hacen un decomiso», lamentó.

«Lo que tienen que hacer es flexibilizar toda la presión que ejercen sobre la economía cubana, sobre ese sector privado, que al final es el que va a hacer que la economía cubana crezca y supere la situación de atraso y miseria que existe en el país», opinó al respecto Elías Amor Bravo, profesor de Economía de la Universidad de Valencia, en España, a propósito de la creación de un Grupo de Trabajo integrado por múltiples instancias del Gobierno Provincial para controlar a los carretilleros en Cienfuegos.

«La noticia publicada por (el diario oficial) Granma demuestra la brutalidad del régimen comunista contra cualquier brote de actividad económica libre en Cuba», añadió.