El doctor Santiago Marquéz Frías, denunció a través de Radio Marti que, «la insuficiencia en los turnos para pruebas especializadas, ha incidido en que empleados de Salud Pública se lucren con la venta de muchos tipos de pruebas de laboratorio, radiografías, ultrasonidos, y otros».

Varios profesionales del sector de la salud en Cuba tomaron el tiempo para señalar la crisis por la que se atraviesa. La precaria situación económica que motiva a la corrupción, es la misma que tiene los hospitales en críticas condiciones de higiene, y palpable escasez de recursos.

Los doctores Santiago Marquéz Frías y Ramón Zamora aportaron impactantes testimonios sobre la realidad de los servicios médicos en la isla en entrevista con el programa Cuba al día, de Radio Martí.

Por su parte Marquéz Frías, de Manzanillo en Granma, dijo que «hay grandes problemas en cuanto a su infraestructura. Hay mala higiene. Tienen falta de reactivos para los (análisis) complementarios a realizar. Falta de jeringuillas, sondas, esfigmomanómetros, sillas de ruedas».


«Los servicios de salud son críticos, y con mayor rango en estas zonas alejadas de la capital», añadió el doctor.

Según el doctor, los familiares que acompañan a los enfermos, tienen que llevar cubos para almacenar agua con la cual bañar a los pacientes. También es común que tengan que traer la ropa de cama.

Además comentó que la alimentación en los centros es «escasa y mal confeccionada», y que la escasez de medicamentos, es algo ya generalizado. En ocasiones se pueden conseguir los medicamentos en las farmacias en CUC, pero no todos tienen los recursos económicos para ello. También puede suceder que no este el medicamento ni en estas farmacias.

El doctor explicó que para falta de males, la corrupción se generaliza. Debido a la poca disponibilidad de equipos y recursos para hacer pruebas especializadas, los empleados se lucran con la «venta de muchos tipos de pruebas de laboratorio, radiografías, ultrasonidos, ventas de cesáreas. Al igual que la lipectomía y la dermolipectomía», denunció.

Mientras, el doctor holguinero Ramón Zamora, denunció el impacto que tiene la cantidad desmedida de médicos que se encuentran fuera en misiones. El doctor cree que este es un factor determinante «en el deterioro de la calidad y cantidad de los servicios médicos para los cubanos».

«La inmensa mayoría del personal calificado está dentro del listado de médicos que continuamente están saliendo del país a cumplir misiones a otros países” y esto es “uno de los factores que realmente afectan al pueblo», precisó.

Ambos profesionales también expresaron su preocupación ante el estado de los consultorios médicos de familia; al ser mucho de ellos lugares adaptados sin tener las condiciones básicas necesarias para poder dar servicios de salud primaria.