La pareja real de Harry y Meghan, asistían a un evento público cuando Meghan intentó agarrar la mano de su esposo en un gesto cariñoso y fue rechazada por él mientras pretendía que se arreglaba la manga de su traje.


El evento se llevaba a cabo en el palacio real, y Harry lo que pretendía con el rechazo era no romper el estricto protocolo del evento. Al parecer, la protagonista de «Suits» todavía no está del todo familiarizada con las tradiciones de la monarquía británica.

La duquesa de Sussex también sufrió una avalancha de críticas por cruzar sus piernas en presencia de la reina. Minutos más tarde, corrigió su postura corporal.