Miguel Díaz-Canel, primer vicepresidente de Cuba, y quizás sucesor de Raúl Castro al frente del país, dijo que votar en las elecciones que tienen lugar hoy en la Isla implica “compromiso” con la Revolución, que está siendo “atacada y amenazada” por Estados Unidos, que ha aprobado medidas “que ofenden y perjudican a millones de cubanos”.


Díaz-Canel alude al viejo recurso que le enseñaron, culpar al “enemigo” externo.

El vicepresidente cubano y su esposa Lis Cuesta hicieron fila para votar en las elecciones para elegir a diputados nacionales y provinciales.

Tras depositar su voto en Santa Clara, ciudad por la que aspira a diputado, Díaz-Canel de 57 años de edad expresó: “estoy seguro que más tarde que temprano venceremos el designio imperialista y también derrumbaremos el bloqueo con el apoyo internacional contra EEUU, y gracias a la resistencia y heroísmo de nuestro pueblo”.

También aprovechó la ocasión para acusar a Donald Trump de lanzar “improperios contra Cuba”, y retomar la “retórica de la Guerra Fría” en medio del actual retroceso de las relaciones entre ambos países, marcado por el endurecimiento del embargo y la reducción del personal en su embajada en La Habana.


“Llevamos casi 60 años constantemente agredidos y aquí estamos firmes. La historia va diciendo quiénes son los que triunfan, los que perseveran y los que mantienen sus principios intactos”, alegó el quizás futuro presidente del país caribeño.

“Es un tributo a Fidel y un apoyo a Raúl, nuestro presidente, que en medio de esta situación difícil ha liderado el proceso de actualización de nuestro modelo económico y social”, se refirió Miguel Díaz-Canel instando a los cubanos a que voten.

Este domingo 11 de marzo, más de 8 millones de cubanos están convocados a las urnas para elegir a los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en unos comicios que en la praxis suponen la ratificación de los 605 candidatos, no casual que sea el mismo número de escaños en el Parlamento unicameral.

El próximo 19 de abril se instaurará el Parlamento que salga de las elecciones, y ese mismo día, los diputados “propondrán” y “elegirán” entre ellos a los principales cargos del Consejo de Estado, máximo órgano de Gobierno, incluido el presidente de la República.

(Con información de Diario Las Américas)