El cubano Alexis Castro Maspoch residente en Ecuador fue detenido en La Habana, el hombre de 34 años, más conocido como El Millonario presuntamente era el cabecilla de una banda delictiva que opera entre Cuba, Panamá y EEUU, con implicaciones en actos de estafa, extorsión, tráfico de personas y lavado de dinero, teniendo en cuenta otros delitos, recoge Martí Noticias.

Maspoch se encuentra bajo prisión preventiva en el Penal de Valle Grande, situado en el municipio de Arroyo Arenas, y puede enfrentar cargos de enriquecimiento ilícito, contrabando y cohecho.

Luego de que las autoridades procedieran a su arresto, el delincuente fue impedido de salir de la Isla el pasado agosto, en el momento en que fue apresado tenía residencia legal en Ecuador, y visa estadounidense con vigencia hasta el 2022.

“El Millonario” nació en La Habana el 10 de Agosto de 1983, estudió en el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas “Vladimir Ilich Lenin”, y no terminó de estudiar en la CUJAE, la carrera de ingeniería.


El arrestado viajaba frecuentemente a Cuba, a Ciudad Panamá, a Quito y Miami para contactar personas y comprar mercancías; a Maspoch se le considera responsable de cohecho por sobornar a oficiales y funcionarios de la Aduana General de la República de Cuba (AGR).

El residente en Ecuador importaba a territorio cubano cantidades notorias de equipos electrodomésticos y contenedores con menaje de hogar.

Una de las funcionarias de la AGR, que recibía regalos de parte de Alexis Castro, también se encuentra bajo arresto, ya que según Martí Noticias, no ha podido justificar su repentino aumento patrimonial.

El hombre lideraba un grupo que se dedicaba a traficar personas, a la exportación de moneda o valores públicos violando las disposiciones legales y lavando dinero.

Compraba propiedades en la Isla con dinero del lucrativo negocio, y las vendía a extranjeros o invertía en negocios privados; entre los inmuebles vinculados al grupo, se contabiliza una propiedad situada en Avenida 5-B, entre 66 y 62, en Miramar; y una vivienda en Avenida 33, entre 30 y 32, en Playa, municipio habanero.

Una víctima de esas operaciones y quien por temor a represalias prefirió hablar bajo anonimato, dijo: “Venden visas panameñas a $4 mil dólares por persona, y ofrecen a las víctimas que, además del dinero de la visa y trámites de viaje, les entreguen efectivo que necesiten sacar de la isla, que después se lo retornan limpio de polvo y paja”.

La persona que ofreció su testimonio, explicó que el dinero se transfería mediante un entramado financiero y -luego de cobrar una comisión- era entregado en Miami a través de una cuenta bancaria de Wells Fargo.

Castro Maspoch aun estando detenido, ha logrado sobornar a las autoridades del penal cubano, que le permiten mantenerse trabajando en la sala de visitas.

(Con información de Martí Noticias)