Lázaro Bruzón, Yuniesky Quezada y Leinier Domínguez/Imagen tomada de Facebook

La prensa oficialista arremetió contra los ajedrecistas cubanos Leinier Domínguez, Lázaro Bruzón y Yuniesky Quezada, el post fue publicado en la página de Facebook de Telemayabeque, y aunque fue borrado a los pocos minutos, dio tiempo a que algunos lo capturaran.


El telecentro llamó a los ajedrecistas «esclavos» que se habían convertido en «mercancía» por dinero.

«Realmente da mucha vergüenza actitudes como éstas. Hay actitudes legales que no son éticas. Las vemos todos los días y algunos piensan que es normal, que no pasa nada. La esclavitud de los hombres es la gran pena del mundo. Cuando te sientes atado por cuatro monedas dejas de ser un ser humano para convertirte en mercancía. ¡Qué pena!», rezaba el post.

La publicación fue capturada y publicada luego por el periodista e investigador cubano José Raúl Gallego, quien emitió su opinión al respecto:


«Vergüenza da que un medio de prensa esgrima este tipo de pensamiento. Mucho éxito para @chessleinier y compañía y sepan que esa opinión de @Telemayabeque no es el sentir de la mayoría de los cubanos, solo que esa posición no tiene cabida en los medios controlados por el Partido», escribió.

«Semejantes calificativos utilizaron, y utilizan cada vez menos, contra los peloteros que se iban a jugar a las Grandes Ligas y ahora quieren que formen parte de la selección nacional. Es que no se dan cuenta que hay cosas que esclavizan más que el dinero», opinó el cubano Alex Jorge.

«Nada hijo, es envidia pura que les corroe los huesos enflaquecidos por el Período Especial, locos estarían todos ellos por estar en las entrañas del monstruo conociéndolo», comentó Alejandro Teseo.

Por su parte uno de los aludidos, el Gran Maestro del ajedrez cubano Lázaro Bruzón Batista, expresó que la publicación era tan «mediocre» que costaba creer que venía de un medio oficial.

«En el mundo entero los deportistas viven donde entiendan y siguen representando a sus respectivos países, eso mismo yo quería hacer, pero no me dejaron otra opción. Los culpables que en Cuba no sea así son esos mismos que nos llaman traidores y mercenarios. La vergüenza y los esclavos son los que se prestan para hacer este tipo de publicaciones, repitiendo cosas sin ningún sentido y ninguna prueba», añadió.