Prensa oficial ataca a los artistas cubanos que piden se retiren sus obras del Museo Nacional de Bellas Artes/Imagen tomada de Granma digital

La prensa oficialista arremetió contra el grupo de artistas cubanos que enviaron una carta al estatal Museo Nacional de Bellas Artes, para que retiren sus obras, en solidaridad con el coordinador del Movimiento San Isidro, Luis Manuel Otero Alcántara, detenido a la fuerza hace más de 20 días en el Hospital Calixto García de La Habana, informa Diario de Cuba.

Tribuna de La Habana llamó a los creadores «grupúsculo de mercenarios pagados por Washington», y calificó como «delincuente» a Otero Alcántara.


El periódico estatal dijo que la iniciativa es un «ataque» que busca «crear una bola de nieve mediática para beatificar al delincuente Luis Manuel Otero Alcántara».

La nota firmada por Raúl San Miguel, subdirector del diario, poco después había desaparecido de la web.

El artículo quiso presentar a los artistas cubanos como «soberbios», y agregaron se trataba de «una felonía que de ningún modo causará daño alguno al patrimonio de la nación».

Según el medio de prensa, «la particularidad de la demanda es parte de una estrategia conocida para intentar movilizar la opinión pública internacional con el objetivo de sostener la imagen de un delincuente cuya obra nunca podrá ser considerada arte y, en el caso de los firmantes, sus obras de no ser exhibidas tampoco crearán una situación de caos en medio de la fuerte plaza en la cual se han convertido los espacios de exposición artística en la internet».


Al mismo tiempo atacaron a la agencia de prensa EFE, por supuestamente patrocinar «los ataques subversivos», y cuestionaron que Otero Alcántara fuera calificado como «preso de conciencia».

Asimismo reiteraron el vetusto argumento de que la «supuesta» huelga de hambre y sed del activista fue «asistida con el apoyo logístico de la Embajada de Estados Unidos, en La Habana».

Los artistas Tania Bruguera, Tomás Sánchez, Marco Castillo (exintegrante de Los Carpinteros), Jorge Luis Marrero, Sandra Ceballos, Celia-Yunior (Celia González y Yunior Aguiar) y Reynier Leyva Novo, fueron los firmantes de la carta dirigida al Museo de Bellas Artes.