Desde el pasado mes de noviembre comenzó a rodar por las inmediaciones de Palatino en La Habana un ómnibus diferente. A penas hace ruido, no expide olores a gasolina ni petróleo y su diseño es elegante. Se trata del E12, el primer ómnibus eléctrico en Cuba y cubre la ruta 18 que sale desde la terminal Palatino, pasa por Calzada del Cerro, Infanta, Zanja, Monserrate y Avenida del Puerto, hasta concluir en el muelle la Luz.


La Isla tiene ya casi cinco años de experiencia con la empresa china Yutong, responsable de la comercialización de los ómnibus E12 y también de la mayoría del transporte urbano e interprovincial que circula hoy en Cuba.

Según declararon los gestores de ventas de Yutong, un vehículo convencional cuesta 100 mil dólares y, un ómnibus eléctrico, 300 mil. Entonces, ¿por qué Cuba está apostando por esta inversión, aun siendo más costosa? ¿Qué diferencias tiene el E12 con respecto a los ómnibus convencionales?

Ómnibus E12 Vs Ómnibus convencionales

El E12 tiene varios estándares de calidad que le han permitido ganar prestigio no solo en China sino también en otros mercados como Francia, Inglaterra y Holanda.


En cuanto al confort, el moderno ómnibus cuenta con aire acondicionado, muy demandado para el clima veraniego de Cuba. Posee además 35 asientos, cinco de ellos para impedidos, y un pasillo mucho más amplio que puede soportar hasta 70 pasajeros de pie. La puerta trasera tiene una cámara, cuya imagen el chofer podrá ver en su cabina de conducción. Incluso, cuenta también con cámaras para visualizar las acciones de marcha atrás y sensores de proximidad en los costados para evitar accidentes. Todas las puertas poseen un sistema sensorial que impiden el cierre, mientras estén bloqueadas por una persona o cualquier otro obstáculo.

Para el chofer, las ventajas también son visibles: El E12 tiene un espejo retrovisor, cuya membrana calentadora eléctrica permite que los efectos de la lluvia y de las altas temperaturas no incidan negativamente en la percepción del conductor. El tablero de mando del chofer tiene una pizarra eléctrica LCD para ofrecer toda la información del vehículo (estado de las baterías, piezas internas, carga de pasajeros etc.). Para una mayor comodidad, el volante se adapta a la fisonomía del conductor y como es ergonómico, cuenta con la posibilidad de archivar el peso, la altura, y la distancia para la persona cuando lo vuelva a emplear, así estará completamente ajustado a las características y necesidades del chofer habitual del vehículo.

Técnicamente, un ómnibus convencional consumiría 110 litros (Lt) de combustible en 10 viajes, mientras que el E12 en la misma distancia solo consume el 60 por ciento (%) de su bacteria. Por otro lado, este moderno autobús facilita el trabajo de los mecánicos, pues gracias al sistema de la pizarra eléctrica LCD, es posible conocer sobre cualquier avería, ya que el software emite una alerta. En los autobuses convencionales, el proceso de reparación era mucho más complejo, pues los técnicos debían detectar primero el lugar de la avería para luego intentar solucionar el problema.

Independientemente de todas las ventajas enumeradas, uno podría preguntarse:

¿Están los ómnibus E12 preparados para rodar por el sistema vial de Cuba que no presenta un estado constructivo óptimo?

Este aspecto, unido a las condiciones del clima, ya fue valorado según los especialistas de venta de Yutong. Para adaptarla a las condiciones de Cuba, la empresa china colocó en este tipo de transporte neumáticos Michelín para circular en las ciudades. Como poseen cámara interna, estas gomas pueden pincharse y recorrer hasta 30 kilómetros, antes de perder completamente el aire, incluso como los neumáticos cuentan con un sistema ABS+EBD permiten que la fuerza de freno de cada goma se ajuste automáticamente.

En el caso de las baterías, para el caso concreto de la Isla, fueron adaptadas con un generador de 380 Voltios y cuando tiene su carga al 100 % pueden recorrer entre 250 y 300 kilómetros. La empresa Yutong asegura además que las baterías también cuentan con sistema de auto recarga, pues mediante las acciones de desaceleración y frenado, convierten la energía cinética en eléctrica.

El ómnibus E12 lleva ya casi dos meses transitando por las arterias de La Habana y según el director general de la Empresa Provincial de Transporte de La Habana, Juan Julián Caballero, muy pronto se comenzará a probar otra alternativa similar en la ruta 18 con un autobús híbrido, es decir, que emplea diesel y electricidad.

A pesar de los altos precios, Cuba necesita de estos autobuses que tanto ahorro de combustible reportan. Solo resta que el país asegure mucho más el sistema vial y que se combatan de alguna forma efectiva las indisciplinas sociales que tanto atentan contra los buenos deseos de mejorar el transporte urbano.