Una decena de cubanos que iban a bordo de una camioneta conducida por un panameño, fue detenida en el puesto de control Agua Fría, en la provincia de Darién, limítrofe con Colombia, informó este domingo el Servicio Nacional de Fronteras (SENAFRONT).

El panameño fue arrestado por presunto tráfico de personas, por la Policía de fronteras de Panamá, reportó Diario de Cuba citando a Efe.

Un comunicado de SENAFRONT explicaba: “se coordinó con la Fiscalía Adjunta de Atención Primaria para los trámites correspondientes en esta diligencia”, luego de la captura “de involucrados en presunto delito de tráfico internacional de seres humanos”, agregaba.

Panamá, la puerta de entrada a Centroamérica, es un territorio al que llegan miles de migrantes ilegales del mundo entero, y buscan con ansías llegar a EEUU, para cumplir con su propio sueño americano.

Por otra parte las mafias internacionales de tráfico de personas, es un negocio que genera cientos de millones de dólares anuales, muchas de las víctimas de estas redes de tráfico en vez de alcanzar sus sueños, pierden sus vidas en esta difícil travesía.

En 2015 una ola de migrantes cubanos generó una crisis humanitaria en Panamá y Costa Rica, lo que sin duda debe haber marcado un precedente para que luego se eliminara la política “pies secos/pies mojados” que beneficiaba a los cubanos; a causa de las quejas de los gobiernos centroamericanos, por el creciente tránsito de cubanos sin documentos por esos países en los últimos años.

(Con información de Diario de Cuba)