Captura de pantalla

Yovahnis Fabian Roque , un cubano del sur de la Florida de 26 años, se encuentra retenido bajo una fianza de $2 millones por matar a martillazos a su niña de 2 años en Texas, donde vivían ambos desde el pasado mes de septiembre.


El cuerpo de la niña, Savanna Amelia Roque, fue hallado en un closet de una habitación de la casa según confirmaron las autoridades del Condado de Orange a cargo de la investigación.

Cuando la policía llegó a la casa, Roque se encontraba desnudo cubierto en sangre. Durante su comparecencia ante el tribunal el miércoles, Roque le dijo al juez del condado de Orange, Courtney Arkeen, que «el gobierno me obligó a hacerlo», que no tiene control de su propio cuerpo y repitió: «No sé qué quieren de mí». Además dijo que la niña tenía un microchip en la cabeza que él quería destruir.

Roque estaba en Miami cuando en el 2016 un conductor ebrio en el Palmetto lo chocó enviándolo al hospital y tomando la vida de la mamá de la pequeña, Rachel Foster. Entonces la pequeña Savanna solo tenía 19 días de nacida.

Hoy la familia de la pequeña en Miami lamenta la tragedia; algo que nunca vieron venir. Delia Foster, la abuela materna lo describe como algo sacado de una película de horror.


«Esto tan horrible… parece una pesadilla, algo que solo se ve en las películas de horror», dijo a Telemundo Noticias.

«Nunca nos hubiéramos imaginado que iba a terminar así», dijo con la voz entrecortada su abuela. Según ella el padre siempre fue cariñoso con la niña.

Roque se encuentra detenido en un estado que permite la pena de muerte si el crimen se comete sobre un menor de 10 años. De ser encontrado culpable del asesinato, se le podría imponer dicha condena.