El régimen cubano le brinda el servicio de comedores populares a personas desamparadas, pero la variedad y calidad de los alimentos que ofrece realmente es pésima, según los mismos beneficiarios en la provincia de Guantánamo.

«Mira hoy mismo la comida es picadillo y arroz blanco es lo que hay nadamás, pero qué uno va a hacer, hay que conformarse con eso», explicó Ramón Blanco, un anciano que visita un comedor popular.

Nelson Medina Leiva dijo que había que mejorar la oferta, y bajar los precios, «los que vienen aquí no tienen chequera…por eso no le alcanza, y por eso los precios en los comedores sociales están muy caros» también deberían de «ofertar mejor mercancía», opinó.


Otro entrevistado de la tercera edad cree también que las condiciones de la comida están matando a los mismos ancianos, que ya padecen de la presión alterial, entre otros padecimientos.

Trabajadores del restaurante El Girasol en Guantánamo, argumentan que sus servicios son los mejores que recibe este sector vulnerable de la población cubana, en comparación con otro tipo de establecimientos que brindan comida a los desamparados en esa ciudad.

«De los ancianos que comen acá son de bajos ingresos, entonces al nosotros prestarle ese servicio…a bajo costo, porque 20 centavos, 15 centavos, diez centavos, nosotros lo estamos ayudando a ellos», explicó Providencia Hernández Olivares.

«La mayoría viven solos, la familia no los atiende, algunos que son discapacitados, algunos son ciegos, otros que no pueden caminar y eso», comentó Rut Estrada, trabajadora del comedor social.

Según Estrada, prestan servicio de desayuno, almuerzo y comida; el reportaje de CubaNet recuerda que el Gobierno cubano no garantiza una buena calidad de vida para las personas de bajos recursos, ni ancianos.

Muchos se quejan de los precios actuales en Cuba, cuando el Estado paga a sus trabajadores 30 CUC mensuales, como salario promedio.

(Con información de CubaNet)