Cubanos deportados a Cuba

Durante un acto convocado en la Torre de la Libertad en Miami este lunes, dirigentes demócratas pidieron a los congresistas republicanos Marco Rubio y Mario Díaz-Balart, que intercedan ante el presidente Donald Trump para salvar de la deportación a la Isla a «miles» de cubanos, y criticaron que las repatriaciones vayan en aumento durante la administración actual, informa CubaNet.


120 personas de nacionalidad cubana, fueron expulsados de EEUU la semana pasada, el «mayor» grupo de antillanos deportados a Cuba en los últimos tiempos, según el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

José Javier Rodríguez, senador estatal floridano de origen cubano se preguntó «si los republicanos ya no creen que existe persecución política» en el país comunista.

Para Rodríguez es inexplicable que el senador Rubio y el legislador Díaz-Balart de ascendencia cubana, no se unan a los demócratas con el fin de evitar que los inmigrantes que vienen huyendo del castrismo sean devueltos a la Isla, particularmente por la influencia que tienen con Trump.

Frank Mora, ex subsecretario adjunto de Defensa durante el Gobierno de Barack Obama, expresó la misma preocupación.


Según el actual director del Instituto de Latinoamérica y el Caribe de la Universidad Internacional de Florida (FIU), el gobierno de Trump tiene como «prioridad» deportar el máximo de inmigrantes, incluyendo a cubanos y venezolanos que no pueden regresar a sus países de origen por temor a represalias.

Mora también señaló que los republicanos tienen un doble discurso, ya que dicen apoyar al pueblo de Cuba y al de Venezuela, pero luego deportan a inmigrantes de estas nacionalidades.

«Lo que hay es una política de fracaso hacia Cuba y Venezuela, porque el cambio no se ha dado, y hay deportaciones», agregó.

Sobre Díaz-Balart y Rubio, Mora dijo que «parece que están escondidos, francamente hay un silencio total, hasta aquellos que tienen influencia con el presidente, podrían tener cierta presión para que esto siga ocurriendo, pero no la tienen».

«Es bochornoso que haya tanto cubanos abandonados en México», comentó.

El ex subsecretario adjunto de Defensa indicó también que el gobierno de Trump «ha congelado» desde 2017 un programa que permite anualmente la llegada a Estados Unidos de 200.000 cubanos conocido como «parole».