Algunos opositores cubanos han logrado participar en los vigilados debates de barrio acerca del proyecto de Constitución en la Isla.

En el poblado de Calabazal en La Habana, el periodista independiente Agustín López Canino pudo participar en un debate en días recientes, sin embargo en su opinión no hubo diálogo.

«No fue realmente debate, fue la intervención de cuatro personas, y la mía…», tal y como esperaba la cita estuvo custodiada por un oficial de la Seguridad del Estado.

El periodista pensó en un primer momento que no se le iba a dejar participar, y le preguntó al agente, a lo que éste respondió que sí podría.


No obstante Agustín López sólo pudo leer un fragmento de su petición de reforma constitucional.

«Yo le puedo asegurar, que yo y como muchos otros miembros de la sociedad somos excluidos, discriminados, perseguidos, maltratados, mis derechos son violados, incluso los constitucionales, y todo por medio de la fuerza del poder, no de la razón», expresó el reportero.

López Canino explicó que sólo intenta ejercer su derecho, y ser consecuente con sus ideas.

El oficial de la Seguridad del Estado se negó a reconocer que en Cuba existe la represión.

«Me dijo estoy de acuerdo con casi todo lo que expresaste, con lo que no estoy de acuerdo es con que tú eres reprimido», comentó Agustín López en referencia a lo que le comunicó el agente de la policía política.

El disidente le cuestionó qué hacía entonces él en el debate de barrio, sino era para reprimir, dejando sin argumentos al represor.

(Con información de Radio Martí)