Periodista oficialista critica el precio de los tomates en el agro, pero no habla del abuso en las tiendas en dólares/Imagen tomada de redes sociales

Yarima Córdova Escobar, una periodista de los medios oficialistas cubanos, ha criticado en sus redes sociales el precio de los tomates en la provincia Artemisa, ante el aumento del costo de la vida en la Isla con la creciente escasez.


«De niña me costó trabajo comprender lo que era una libra. Hasta hoy que tengo frente a mí dos libras de tomate por 50 pesos, de la provincia que más produce alimentos agrícolas en Cuba», escribió la reportera.

De niña me costó trabajo comprender lo que era una libra. Hasta hoy que tengo frente a mí dos libras de tomate por 50…

Publicada por Yarima Córdova Escobar en Domingo, 22 de noviembre de 2020

«A riendas sueltas andan los precios. Duele ver cómo algunos se aprovechan de la crisis en una cadena que no parece tener fin», lamentó.

A menudo los periodistas de los medios estatales critican los precios que imponen los cuentapropistas, pero hacen caso omiso a la inaccesibilidad que tienen muchos a la hora de comprar en las tiendas en moneda libremente convertible (MLC) que ha habilitado el Gobierno.


«La culpa la tiene el Gobierno, como todo que no deja que el campesino coseche, así que el que se arriesga lo vende caro, el gobierno exporta y desaparece el tomate. Es la oferta y la demanda a menor ofertas y mayores demandas más alto será el precio», indicó en un comentario Arlex Gallardo.

Sin embargo, Córdoba Escobar salió rápidamente a la defensiva y le respondió:

«No estoy de acuerdo contigo. El campesino cosecha y no es casi nunca quien le pone ese precio insólito. El intermediario se aprovecha».

«Así es Yarima los precios suben por días ni en el período especial que había escasez de todo se pagó una libra de tomate a ese precio ni tampoco la mitad de una latica de ajo a 20 pesos, y son innumerables los productos que han subido aun cuando no se ha hecho el ajuste de los salario; no quiero ver eso cuando llegue ese momento y quién velará por eso. Saque usted sus propias conclusiones», comentó María Virginia Pérez.