Periodista independiente cubana está durmiendo en el piso del calabozo, y tiene negada la atención médica/Imagen tomada de redes sociales

Durmiendo en el piso del calabozo de la unidad policial de 7ma y 62, la periodista independiente Mary Karla Ares, detenida desde el pasado 30 de abril, en la protesta de la calle Obispo, según denuncia de su padre.

Ares está presentando dolores en su cuerpo, y la policia política no le permite acceder a analgésicos.


Mary Karla «está durmiendo en el piso, en el cemento, y eso le ha provocado los dolores», lamentó el padre de la joven.

«La quieren inyectar, y ahora mismo ella no puede recibir ese tipo de tratamiento con inyección. Me negaron entrarle los medicamentos que tengo, que son traídos de afuera, porque dicen que tienen que ser sellados (…) y que necesitan un certificado médico», sostuvo.

La reportera padece de esos dolores por un mal procedimiento médico en el pasado, reveló su papá, Carlos Alberto Ares.

Ares ha hablado con su familia al parecer de «un teléfono fijo de la unidad», pero ha podido hablar «muy poco, se siente que está limitada», explicó el progenitor.


Por otra parte, su abogado no ha podido presentar una queja hasta la próxima semana, ya que le informaron en la unidad de Villa Marista tendrá que esperar hasta el martes 18 de mayo, porque en Villa Marista «los abogados estaban en confinamiento por un brote de COVID-19», a causa de esto los trámites para un cambio de medida que beneficie a Ares se han visto paralizados.

Ayer jueves el Instituto Cubano por la libertad de Expresión y de Prensa, ICLEP, denunció que Mary Karla no está recibiendo atención médica por una endometriosis que sufre.