Justo en los años 90 la historia de un astronauta soviético le dio la vuelta al mundo y no fue precisamente por hallar alguna novedad en el cosmos. Su nombre era Serguéi Krikaliov, quien ―hasta el momento― ha sido el ser humano que más tiempo ha pasado en el espacio, con exactamente 311 días, 20 horas y 1 minuto a bordo de la Estación Espacial Mir. Serguéi, pasó más tiempo de lo previsto pues, en la tierra, la URSS estaba viviendo su etapa de sentencia final.

Este cosmonauta está considerado también, el “último ciudadano de la Unión Soviética”, porque cuando Krikaliov culminó su vuelo espacial en 1992 y aterrizó en la tierra, la URSS ya había sido disuelta (26 de diciembre de 1991) y entonces pasó a ser ciudadano de la Federación Rusa.

El cineasta cubano, Ernesto Daranas, director de las prestigiosas cintas Los Dioses Rotos (2008) y Conducta (2014), llega ahora con su tercera cinta, Sergio & Serguéi, inspirada en estas circunstancias históricas de la cosmonáutica soviética, pero con algunos matices de ficción.

Se trata de una comedia que pone a dialogar dos situaciones de gran impacto para soviéticos y cubanos: El derrumbe del Campo Socialista y el comienzo del llamado Período Especial en la Isla.
Todo gira entorno al último cosmonauta soviético llamado en la cinta Serguéi Osimov (interpretado por Héctor Noas), quien desde la estación orbital Mir, logró establecer comunicación con Sergio (Tomás Cao), un radioaficionado y profesor cubano de Marxismo graduado en Moscú. Ambos comienzan una bonita relación de amistad y confesiones sobre cómo afrontar la vida, justo cuando sus países vivían tiempos extremadamente difíciles.


Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El argumento de la cinta pretende más que nada resaltar las buenas relaciones entre cubanos y soviéticos y los vínculos de fraternidad que se crearon históricamente en estas naciones.
Daranas ha dicho que se inspiró en esta historia porque “en 1992 los medios nos presentaron a Krikaliov como un héroe soviético-ruso que había permanecido más de 10 meses en la estación orbital Mir. Nadie nos dijo que había estado todo ese tiempo allá arriba porque el caos que reinaba en su país hacía muy difícil bajarlo, esta es la circunstancia que utiliza nuestra historia. Lo que sí es completamente real es que más de un radioaficionado cubano ha logrado contactar con la Mir y, más recientemente, con la Estación Espacial Internacional.” “Sergio & Serguéi es básicamente una comedia, una historia que habla de la amistad y de la autoestima mucho más que de la política o de la historia.”

Conforman este filme un elenco de lujo. Además de los protagónicos Tomás Cao y Héctor Noas, en los papeles del profesor y el cosmonauta, respectivamente, intervienen Mario Guerra, Yuliet Cruz, Armando Miguel Gómez y el actor estadounidense Ron Perlman.

¿Por qué recrear una historia de los 90 desde la ficción?



El llamado Período Especial fue una etapa de dura crisis económica en Cuba, como consecuencia de la caída del Campo Socialista, que era el principal aliado de la mayor de las Antillas en materia de apoyo económico. Sobrevino entonces una vida llena de carencias de todo tipo, siendo las de alimentación y combustibles las más críticas.

De aquella época emergió no solo una crisis económica, sino una fuerte crisis de valores en la sociedad que destapó la existencia de otros males como la prostitución, la corrupción y las ilegalidades de todo tipo.

Daranas, explora su mente y establece cierto paralelismo con aquellos tiempos, porque retomar lo que sucedió en los 90 explica, en buena medida, parte de lo que somos hoy como sociedad.
Según este afamado cineasta cubano traer temas como estos a la actualidad mantiene mucha vigencia porque “(…) nunca logramos salir realmente de una crisis que ha terminado por ser mucho más que económica. En un momento donde muchos apostaban a que la revolución se derrumbaría tras la caída URSS, Sergio encarna a ese profesional que no dejó de creer que nuestro socialismo preservaría sus logros y aprendería de sus errores para trazar un camino que, a la larga, nos librara de nuevas dependencias. No ocurrió de esa manera, al menos, no de la manera que muchos cubanos como Sergio esperaban. Pero la realidad es testaruda y ahora vuelve a colocarnos frente a una encrucijada que, en algunos aspectos, nos remite a esos duros 90.”

Bien vale la pena ver la nueva cinta de Ernesto Daranas, que aborda una temática muy diferente a la de sus otras producciones. Un tanto ambicioso quizás, por el recreo de una temática, poco tratada en el cine cubano. Veremos si la suerte le acompaña esta vez como en sus entregas anteriores.

Por lo pronto, Sergio & Serguéi, figura entre las opciones de la 42 edición del Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), prevista del 7 al 17 de septiembre.