Michael Anthony Taylor, residente en Wollongong, en Nueva Gales del Sur, demando a la aerolínea American Airlines por sentarlo entre dos personas obesas en un vuelo 14 horas.


Michael viajaba entre la ciudad australiana de Sídney y Los Ángeles en un vuelo de 14 horas, según el demandante estar casi inmóvil entre dos obesos por un viaje tan largo le ha provocado problemas de salud.

“Yo no tengo nada en contra de la gente que se sienta junto a mí -aseguró el demandante en una entrevista con el ‘Daily Telegraph’-, ellos también pagaron un boleto. La aerolínea pudo haberme puesto en un asiento de la tripulación o haber movido a la gente, pero no hicieron nada”.

“Si la demanda de Michael es exitosa, esto abrirá potencialmente las puertas a una gran cantidad de casos que existen en contra de las compañías aéreas y la forma en que han diseñado sus asientos y cómo sientan a sus pasajeros» dijo el abogado que representa el caso.

Un portavoz de American Airlines se limitó a decir que habían recibido la demanda.