Arresto de José Daniel Ferrer en el 2018- Foto de Archivo

El Parlamento de Suecia aprobó el Acuerdo Político y de Cooperación suscrito por la Unión Europea con el régimen de La Habana, pese a que reconoció que en la Isla hay una dictadura y pidió la libertad del líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer, reporta Martí Noticias.


De acuerdo a Erik Jennische, director del Programa para América Latina del grupo Defensores de los Derechos Civiles (Civil Right Defenders), respaldar ese acuerdo fue negativo, pero el debate tuvo algo positivo.

«Lo que fue positivo del debate fue que todos los partidos, desde la izquierda hasta la derecha, dijeron que Cuba no es una democracia, que es un sistema de partido único, que no respeta los derechos humanos y que hace falta un proceso de democratización», reveló a Radio Martí el director del grupo con sede en Estocolmo.

Incluso el partido de izquierda, el ex Partido Comunista, aprovechó la ocasión para convocar a los legisladores a propiciar un cambio político en Cuba, reconoció Jennische.

Según Jennische, el representante del partido de izquierda en el Parlamento sueco, anunció utilizarán el diálogo para impulsar al régimen de la Isla a la democratización.


El defensor de los derechos civiles dijo además que los parlamentarios suecos se pronunciaron a favor de la libertad de Ferrer.

Los legisladores suecos aseguraron que «su caso muestra muy bien que el gobierno cubano no tiene ningún interés en cambiar nada, y que el diálogo en sí es una farsa».