Este jueves 15 de noviembre, la Eurocámara aprobó un texto que critica el nuevo proyecto de Constitución de Cuba, en dicho documento insta al régimen cubano a que redefina su política de derechos humanos adaptándola a la legislación internacional, reclamando que la nueva Carta Magna permita que toda la sociedad civil, y los opositores cubanos puedan participar activamente y sin restricciones en la vida política y social del país, recoge CubaNet.

El texto promovido por las fuerzas conservadoras y liberales del Parlamento Europeo (PE), y aprobado con 325 votos a favor, denunia que los procesos en los que se ha debatido, y se supone aprobará el proyecto de Constitución de Cuba, están ausentes los elementos inclusivos, de «tolerancia y respeto de los derechos civiles y políticos fundamentales que podrían garantizar un proceso constitucional democrático».

Asimismo la Eurocámara condena el hostigamiento, acoso, y detenciones arbitrarias contra activistas, perodistas independientes, y demás defensores de los derechos humanos, y miembros de la disidencia en la Isla.

Los diputados del PE «lamentan» que no haya mejorado la situación en materia de derechos humanos y democracia pese a haberse adoptado el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (ADPC) entre la Unión Europea (UE) y Cuba, puesto en marcha el pasado año.


Y hacen un llamado al Gobierno cubano para que cumpla con sus obligaciones vinculantes estipuladas en el acuerdo, específicamente en relación al respeto de los derechos humanos, y libertades fundamentales, recordando que existe una cláusula de suspensión, que prevé usarse en caso de que Cuba no respete lo acordado.

Asimismo el Parlamento Europeo pidió la inmediata liberación de todos los presos políticos en la Isla, citando el caso del médico cubano Eduardo Cardet, «y las personas detenidas de manera arbitraria exclusivamente por ejercer su libertad de expresión y de reunión», informa Martí Noticias.