El papa Francisco criticó la política de la Administración Trump de separar familias en la frontera con México, y acusó al presidente de populista.

«No es fácil, pero el populismo no es la solución», dijo el Papa.

Los comentarios de Francisco se suman a las presiones sobre Trump por su política en materia de inmigración. El Papa encabeza una iglesia que tiene 1.300 millones de miembros en todo el mundo y es la denominación cristiana más grande en Estados Unidos.