Cubanos en las inmediaciones de la Embajada de Panamá en La Habana, Imagen tomada de 14yMedio)

Panamá está ofreciendo la posibilidad de tener una visa estampada para entrar al país a los que tenían una tarjeta de turismo que se había creado en octubre pasado, a través de la entrada en vigor del Decreto Ejecutivo 122 que establece que los naturales de la Isla podrán solicitar una visa estampada para ingresar a Panamá.


La resolución publicada en la gaceta oficial del viernes 15 de marzo, fue firmada por el presidente panameño, Juan Carlos Varela, y el ministro de Seguridad, Jonattan del Rosario, la misma entró en vigor a partir del día de ayer.

El Decreto Ejecutivo indica que el Gobierno de Panamá, «considera que es necesario» el establecimiento de estos requisitos y procedimiento de visa estampada para nacionales de Cuba, tras realizar «la evaluación correspondiente» lo cual permitirá entradas múltiples en vez de una sola entrada con la tarjeta de turismo.

Esto significa que aquellos cubanos que en algún momento obtuvieron una visa estampada podrán nuevamente conseguirla si cumplimentan un formulario de solicitud, pagan 50 dólares y presentan el pasaporte, incluida la copia del visado anterior.

Por otra parte, según el nuevo decreto, los cubanos que utilizaron una tarjeta de turismo para ingresar a Panamá, a partir de ahora podrán solicitar una visa estampada.


Podrán obtener la misma pagando 50 dólares y cumpliendo los requisitos que indican las autoridades panameñas como presentar una prueba de solvencia económica no menor a los 500 dólares, la misma tiene que ser demostrada mediante tarjeta de crédito o cheques de viajero, entre otros medios.

La tarjeta de turismo creada el pasado año, tenía como objetivo que los ciudadanos cubanos hicieran turismo de compras en Panamá, y para obtenerla había que presentar un pasaje aéreo de ida y vuelta, poseer un carné de cuentapropista, un certificado de creadores (artesanos), o haber viajado anteriormente a Panamá; el documento de viaje tenía un costo de 20 dólares y permitía una permanencia de 30 días en ese país.