La Embajada de Panamá en La Habana, se mantiene ahora con bastante afluencia de personas en sus alrededores, según la periodista Laura Rodríguez Fuentes, quien realizó un reporte para CubaNet, desde la capital cubana, más de 100 cubanos solicitan a diario la tarjeta de turismo que les permite hacer compras en el país centroamericano.

El parque situado frente a la sección consular en La Habana, desde las 6:00 am ya está lleno de personas que se organizan por orden de llegada.

“Yo vine ayer desde Guantánamo. Mi mujer y yo tuvimos que pagarnos anoche un hostal porque no dio tiempo a que nos atendieran aquí”, explicó un joven que se aprecia visiblemente cansado.

Personas de todas las provincias del país se trasladan a la capital para poder adquirir la tarjeta de turismo que permite a los cubanos visitar Panamá con una estancia no superior a los 30 días en ese país, y efectuar compras.


Esta nueva alternativa establecida en el decreto 613 del 22 de octubre de 2018 estipula que quienes opten por la tarjeta deben mostrar su identificación como cuentapropistas en la isla, o los anteriores visados hacia Panamá u otros países latinoamericanos.

Los cubanos también tendrán que llevar a la oficina consular el pasaje previamente comprado de ida y regreso, junto a 20 CUC para el pago de la tarjeta de turismo.

La reportera indica que aunque la tarjeta es de cartón y fácil de reproducir, será comprobada con rigurosidad por oficiales de migración una vez los turistas arriben al país.

Un teniente coronel de la policía designado para organizar la cola en el parque de quinta avenida, protestó, según él los primeros días habían entre cinco, seis y hasta diez personas, ahora hay más de 100.

Aunque los solicitantes deben presentarse con 48 horas de antelación, hace una semana la sección consular solo logra viabilizar las tarjetas para quienes viajarán al día siguiente, por la fuerte demanda.

El embajador Max López Cornejo alertó a la multitud desde la puerta lateral de la embajada, sobre posibles estafadores que se hacen pasar por gestores de visa en internet, en sitios como Revolico.

“Los trámites solo se realizan dentro de la embajada. Quieren sacarles plata y estafarlos. Yo recibo a gente llorando allá dentro porque los han estafado con 350, 600 CUC…y no me parece justo que, en la medida que Panamá quiere colaborar para que usted pueda conocer mi país y hacer sus compras personales, haya cubanos que se aprovechen de otros. Nadie puede gestionar nada en esta embajada”, explicó indignado.

Una señora que se niega a irse, pese a que uno de los funcionarios le ha explicado varias veces que la hora de cierre de la embajada es a la 1:00 pm, y solo atenderán a quienes viajen al día siguiente, comenta: “de algo hay que vivir aquí, ayúdame niño, no seas pesa’ o”.

(Con información de CubaNet)