La crisis alimentaria y el racionamiento ha traído como consecuencia un significativo aumento de los precios de venta en las cafeterías privadas en Cuba.


Pedro Acosta, dueño de la paladar Doña Ceci en el reparto Casino Deportivo de La Habana dijo en entrevista con Radio Martí que la limitación de venta de productos liberados es uno de los factores que ha provocado esta situación.

«Uno se ve obligado a hacer las colas que hace la población para comprar uno o dos paquetes», lo que conduce, según Acosta, «a tener que llevar personas contigo que te ayudan y eso hay que pagarlo, y sino consigues esas personas, tienes que recorrer varios lugares», comentó.

«Cuando antes tú con 5 u 8 dólares resolvías un transporte para comprar tus cosas, ahora tienes que gastar entre 15 o 20, y las paladares han tenido que ir aumentado poco a poco el precio de los productos», añadió.

Ramón Zamora desde Holguín reveló que se ha duplicado el precio de los alimentos que venden las cafeterías privadas.


«Un pan con una jamonada bastante poco visible, vale diez pesos, que antes generalmente la oferta era de 5 pesos, bastante complejo para pagarlo, y más personas que apenas tienen recursos económico», indicó.

Yoel Espinoza cuentapropista residente en Santa Clara, explica que ha tenido que aumentar los precios, por el incremento del costo de los productos alimenticios.

«Si antes la tortilla te costaba cinco pesos, ahora la tortilla puede costar 7 pesos, se le ha subido el precio a muchos productos que son de primera necesidad para la población», concluyó.