Jacob Lapp y David Forstadt llevaron a sus dos hijas de 6 años de edad en una aventura a Nueva York y para ello contrataron a Southwest Airlines para regresar al Aeropuerto Internacional Fort Lauderdale.

Según reporta Local 10 News, la familia tuvo una escala en Orlando y un agente de la puerta se negó a permitirles abordar el avión durante el tiempo de embarque familiar.

La pareja dijo que la empleada de Southwest Airlines fue grosero y sin una explicación clara, ella dijo: «No, hay categorías por una razón, ¡no tú!» y «¡No, Muévete!»

Lapp y Forstadt creen que la empleada de Southwest Airlines los dejó esperando como forma de discriminación.


«Somos una familia y queremos ser representados como una familia como todos los demás», dijo Forstadt.

Eventualmente, el empleado de Southwest Airlines permitió a la familia de cuatro personas abordar el vuelo y tomar sus asientos. Sus niñas gemelas estaban disgustadas.

Después del evento, la aerolínea emitió una declaración pidiendo disculpas por la «experiencia de viaje menos que positiva».

La pareja del mismo sexo presentó una queja y no son los primeros en hacerlo.Grant Morse y Sam Ballachino, una pareja del mismo sexo con tres hijos, presentaron una demanda de discriminación contra la aerolínea a principios de este año cuando no se les permitió subir como una familia en Fort Lauderdale.