Habla con la prensa el padre de uno de los cubanos acusados de un asesinato en una fiesta en Miami (Imágenes tomada de América TeVé)

El cubano Braulio Cao, padre de uno de los jóvenes acusados de asesinar a Ángel Cueli en una fiesta de Halloween en Miami el pasado fin de semana, habló con América TeVé sobre la situación que enfrenta.


«Es mi hijo más pequeño. Siento doblemente porque siento por el niño que murió, que podría haber sido el mío, y siento por el mío que no se sabe esto dónde va a parar», expresó evidentemente devastado.

Su hijo, Josué Cao de 17 años compareció el jueves en una Corte Juvenil de Miami-Dade, donde fue acusado de homicidio en segundo grado por el asesinato de un estudiante .

«No tengo palabras para expresar la pena que tengo con ellos, porque ya ellos más nunca pueden verlo, y el mío también es penoso, porque lo voy a seguir viendo pero en condiciones que no se las deseo a nadie tampoco, así que no se sabe quien está peor», añadió.

Cao hijo llamó a Marcos González y a Mathew Hernández para que fueran a la fiesta en la que se encontraban miembros de una pandilla rival, según órdenes de arresto de los involucrados.


Luego de manejar hasta la casa de la fiesta en el sur de la Florida, Cao subió al auto y huyeron después de disparar contra los jóvenes, de acuerdo a lo que González confesó en corte.

El padre de Cao confiesa que no sabe bien lo que sucedió, «creo que a él no lo dejaron entrar a la fiesta porque era un problema de pandillas, o algo de eso, entonces él llamó a un amigo, a uno de ellos para que fuera a recogerlo para irse porque no lo dejaban entrar, pero aquel vino con dos pistolas, y después el resto…se sabe lo que pasó».

La madre de Josué, Vivian Cao dijo en corte que llevaba tres años, yendo ante las autoridades para que internaran a su hijo en una institución de menores para que lo desintoxicaran por uso de drogas y le ofrecieran tratamiento psiquiátrico.

Cao se encontraba bajo probatoria por un caso de violencia doméstica en el que golpeó a su madre con un palo de escoba y la jaló por el pelo.

El próximo 15 de noviembre, el joven hijo de cubanos tendrá que comparecer en corte, donde un juez determinará si deberá ser juzgado como adulto.