A pesar del atroz crimen del que acusan a su esposa, Aldo Ripley, un emotivo esposo y padre, salió en defensa de Patricia Ripley.

La madre de 45 años se presentó ante un juez el sábado por cargos de asesinato e intento de asesinato premeditado en relación con la muerte de su hijo de nueve años.


Tras reportarlo como secuestrado en la noche del jueves, el cuerpo sin vida de Alejandro fue encontrado en un lago el viernes en la mañana, y su madre acusada de su muerte un día después.

Afuera de la corte el padre del pequeño dijo entre lágrimas y sollozos ante las cámaras que no cree, ni él ni su familia, de lo que se le acusa a Patricia.

«Amamos a Alejandro y no creemos lo que hayan dicho sobre mi esposa», dijo el esposo.

«No juzguen a la señora Ripley porque hay ciertas circunstancias que son importantes para considerar y hay que esperar para que el caso se desarrolle», dijo por su parte el abogado defensor.


A las 11:34 a.m., el juez Oscar Rodríguez Fonts, en el undécimo tribunal del circuito judicial de Florida del condado de Miami-Dade, dijo que había «causa probable» para mantener a Ripley tras las rejas, entregando una orden de no fianza en el cargo 1, un cargo de asesinato. en primer grado, y una fianza de $ 100,000 para el cargo 2, intento de asesinato premeditado en primer grado.

La policía ahora alega que Ripley había empujado a su hijo a otro canal una hora antes de un segundo intento, en el cual perdió la vida.

Las declaraciones de los testigos y las imágenes de vigilancia obtenidas muestran un video de quién la policía cree que es Ripley empujando al niño a un canal en el complejo de condominios Kendall Acres alrededor de las 7:30 p.m. el jueves.

Los vecinos intervinieron allí antes de que el niño de nueve años llegara a ahogarse. Una hora después, la policía dice que Patricia fue a otro canal en la 62 calle y la 138 court, donde llevó a Alejandro al agua.

El cuerpo sin vida del niño fue encontrado el viernes por la mañana.