Padre cubano muestra lo que cuesta dos pares de chancletas en la Isla: «Muchos dirán no las compres, pero si no lo hago, mis niñas andarán descalzas»/Imagen tomada de redes sociales

Lastimoso lo que ha provocado la inflación en la Isla, tras el denominado «ordenamiento monetario» del régimen, a la mayoría de los cubanos no les alcanza el dinero para cubrir necesidades básicas como el calzado y el vestido, ni siquiera las familias que reciben remesas del exterior se libran de este problema.

El cubano Rilder Rodríguez Chi, padre de dos niñas, mostró en redes sociales la cantidad de dinero que gastó para poder comprarle dos pares de chancletas a sus hijas.


«Dos pares de chancletas para mis 2 niñas, 2.550 pesos con domicilio incluido de 50 pesos», escribió Rilder junto a imágenes de la gran cantidad de billetes en el piso, la mayoría de veinte y diez pesos cubanos.

«¡Increíble! Y algunos dirán «pues no la compres», pero si no las compro mis niñas tendrán que andar literalmente descalzas…», agregó.

La publicación suscitó una ola de comentarios, muchos compararon la situación con la inflación que vive Venezuela, aliado económico y político de La Habana.

«La triste y cruda realidad que estamos viviendo mano, lo mismo me pasa a mi cuando compro algo para mi niña, lo jodido es que en tu caso son dos», comentó Orlando Olivares.


«A este punto hemos llegado…de hambre, necesidad y miseria…, el dinero no vale nada», detalló Virgen Dianelis Vallejo.

Otros culparon a los revendedores por aprovecharse del caótico panorama.

«Es un descaro y un oportunismo de la gente, atropellando a uno de esa forma, y ojalá y fuera solo eso, todo lo demás y altamente necesario que también hay que pagar esos precios exorbitantes», indicó Mailen Rojas.

«No culpen más a los vendedores. La culpa es del Estado que no es capaz de crear vías para que esos vendedores de las redes puedan importar lo que quieran y vender de forma legal. Pero claro es más fácil atacar al que nos resuelve el problema antes de atacar al Estado q no tiene una oferta en las tiendas» , sostuvo Gabriel Carmenates Ramos.

«Estamos desamparados en este Archipiélago. Literal», lamentó William Martínez.