Roldán González, Hiram Riverí “Ruzzo” y Yotuel Romero, quienes hace más de 20 años revolucionaron el género urbano bajo la agrupación Orishas, luego de casi una década de ausencia, regresaron a los escenarios de su tierra natal, Cuba; y se han reafirmado como los “dioses absolutos de la fusión y el rap hecho en la Isla”, reportó Diario Las Américas.


El grupo cubano de rap fue adorado por miles de cubanos, cuando cerraron con broche de oro el festival Havana World Music, en el Parque Metropolitano de La Habana este fin de semana, como habían anticipado los artistas el espacio se redujo, ante la cantidad de isleños que acudieron.

No obstante, Orishas estuvo encima del escenario durante casi dos horas, y aunque existieron fallos técnicos y de sonido, la energía, el humor y la pasión de los cantantes nunca se vio mermada.

Algunos seguidores de la banda, se acomodaron hasta en las barandas del puente sobre el río Almendares, alcanzando una vista privilegiada.

Otros prefirieron esperar casi seis horas para salvaguardar su lugar junto al escenario.


Orishas deleitó a los fanáticos con sus canciones más antológicas, como “Hay un son”, “A lo cubano” hasta las nuevas incluidas en el nuevo álbum, “Sastre de tu amor”, y “Habana 1957”, poniendo la nota romántica de “Gourmet”, en la especial velada del circuito habanero.

La actriz y cantante española Beatriz Luengo, quien es esposa de Yotuel, interpretó un tema con ellos.

“Estamos sumamente agradecidos por el cariño del público. Muchos no nos conocen, pero lo que deben saber es que tratamos de defender y poner la música urbana cubana en lo más alto”, declaró Romero.

Madcom, dúo noruego de hip hop se unió a los cubanos para estrenar “Muévelo”. Y como no podía faltar, Orishas complació a sus fans al cantar “Cuba, isla bella”, con la orquesta de cuerdas Camerata Romeu de fondo, y el acompañamiento de los rumberos Osaín del Monte y los cantantes Waldo Mendoza y Laritza Bacallao.

(Con información de Diario Las Américas)