Luego de 46 días de huelga de hambre, el preso político y opositor cubano Tomás Núñez Magdariaga se encuentra «entre la vida y la muerte», así lo han confirmado líderes de La Unión Patriótica de Cuba (UNPACU).

El grupo exhorta a medios de prensa y grupos políticos a denunciar las arbitrariedades del proceso contra Núñez Magdariaga y hace un llamado a utilizar la etiqueta #FreeTomas para salvar la vida del opositor.

Nurvia Núñez Jaime, sobrina del preso político, dijo a Radio Martí que desde inicios de semanas no han tenido noticias de él. Ansiosos de recibir noticias sobre su salud ya tendrán que esperar al próximo lunes.

El documento publicado por UNPACU precisa detalles del caso:


– Destacado activista por los Derechos Humanos, fue perseguido, detenido, multado y allanada su vivienda sin descanso durante años, por agentes del Ministerio del Interior.
– En agosto tuvo un falso juicio por supuestas “amenazas” en base a un sólo acusador que arrepentido ha contado todos los pormenores de la farsa públicamente.
– Le vetaron a todos los testigos de su defensa y fue encarcelado el 14 de agosto de 2018.
– Inició huelga de hambre desde que entró en prisión. A los 30 días de huelga de hambre, fue confinado en una celda de castigo.
– Su acusador, Aldo Rosales, acudió arrepentido a medios de comunicación, organizaciones y emitió cartas formales a todos los tribunales de Cuba: había sido “amenazado” y el Ministerio del Interior de Cuba “le obligó a mentir” en una “falsa e inventada acusación” a cambio de darle una casa para su familia, ya que no tenía. Recientemente fue internado en
el Hospital tras un intento de suicidio.
– Para Tomás era ya el segundo juicio falso y ya pasó un año en prisión en 2017, por negarse a pagar multas (siendo insolvente) que eran arbitrarias y causadas por su militancia por los Derechos Humanos.

Núñez Magdariaga, tiene 65 años y es oriundo de Palma Soriano en la provincia de Santiago de Cuba. Se unió a la organización UNPACU en el 2014 y desde entonces ha sido victima de la policía política con detenciones, multas y allanamientos en su vivienda.