El opositor cubano Daniel Llorente Miranda hizo entrega este lunes de una carta en el Consejo de Estado, dirigida al gobernante cubano Miguel Díaz-Canel, en la que lo acusa de ser cómplice de los Castro, y de violar los derechos del pueblo cubano, contó en un reciente reportaje a CubaNet.

«Este sólo el principio de una serie de denuncias que voy a empezar a desarrollar para entregárselas en su propia madriguera (Consejo de Estado)», detalló el hombre que enarboló la bandera de EEUU durante el desfile del 1ro de mayo del pasado año en la Plaza de la Revolución.

El disidente cubano hizo otras denuncias en la misiva, como por ejemplo la poca profesionalidad con que actúa la policía para con los ciudadanos en la Isla, las arbitrariedades que se cometen, por el poder que les confiere la tiranía.


«La policía en todo momento actúa de manera violenta y yo he sido víctima en varias ocasiones de sus malos tratos, y así actúan con todo el mundo», apuntó.

Llorente Miranda denunció además que él y su familia están siendo víctimas de un acoso constante por parte de la Seguridad del Estado, puesto que el régimen ha desatado una serie de acciones en su contra para asfixiarlo económicamente y poner coto a su activismo.

«Empezaron a ir a mi casa constantemente, luego hicieron de todo, me quitaron mi licencia de conducción, incluso mandaron a la policía a arrestarme en varias ocasiones sin excusa alguna; a mi hijo le ha sucedido lo mismo y no nos dejan vivir en paz», denunció el opositor.

«No me dejan trabajar y para donde quiera que miro veo a un oficial de la Seguridad del Estado, ya me han abordado en la calle para presionarme con que le insista a mi papá para que abandone sus ideales, e incluso, me han dicho que podría ir hasta preso», reveló Elicer Llorente, el hijo del Hombre de la Bandera.

En días previos al pasado 1ro de mayo, Llorente hijo fue arrestado por la policía política, quienes lo mantuvieron encarcelado hasta que acabó el desfile.

Según Daniel Llorente, la Seguridad del Estado sabe que su hijo lo apoya, y lo acosan por ello. El activista asegura que aunque intentan desestabilizarlo emocionalmente, él seguirá firme, «luchando contra la dictadura».

(Con información de CubaNet)