La Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas denunció que agentes del gobierno de Cuba impiden la salida del país de activistas de derechos humanos.

Ravina Shamdasani, funcionaria de la ONU denunció que, solo este año, han tenido constancia de 14 casos en los que los funcionarios requirieron una revisión adicional.

El Alto Comisariado denunció que estas medidas han provocado que muchos pasajeros perdieran sus vuelos y no pudieran acudir a reuniones en el extranjero, algunas de ellas organizadas por agencias de las Naciones Unidas.

La portavoz añadió que tanto Gilmour como el Alto Comisionado de la ONU para los derechos humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, y otros titulares de mandatos especiales han mostrado su preocupación «sobre la represión ejercida contra defensores de derechos humanos en Cuba».


El Alto Comisariado instó a las autoridades cubanas a respetar el derecho universal a la libertad de expresión y de movimiento y a asegurar que los defensores de derechos humanos y los representantes de la sociedad civil no tengan dificultades para abandonar el país.