Ocho familias desalojadas de varios apartamentos en Marianao/Captura de pantalla, CubaNet

Las autoridades cubanas desalojaron el pasado miércoles, a al menos ocho familias de un edificio con varias viviendas, ubicadas en el antiguo estadio del Palmar, en el municipio habanero de Marianao, luego de que las personas sin casa ingresaran a los apartamentos de manera ilegal, informa CubaNet.


Dichos apartamentos aunque listos para ser habitados, no han sido entregados a nadie, ya que las autoridades indican faltan cosas por hacer allí.

Leonor Pez Lastre, una mujer sin vivienda y enferma de VIH, dijo que los «apartamentos estaban vacíos hacía algún tiempo, pero estaban listos para entrega».

«Al parecer se los quieren vender a alguien. Decían que no estaban terminados, que no tenían electricidad, pero ahora podemos ver que aquí no falta nada, lo tienen todo, esto está listo para vivir», añadió Pez Lastre.

Los ocupantes revelaron a CubaNet, que ellos ingresaron a las viviendas en horas de la madrugada, argumentando que ellos llevan años esperando por las autoridades para que les den solución al tema de su vivienda, y las casas llevan unos tres años cerradas.


Según Mariobis Savón Rodríguez, no le quedó otra opción que ocupar por la fuerza una de esas viviendas, dado que vive en penosas condiciones en las inmediaciones del río Quibú.

Savón Rodríguez explicó que esas viviendas llevan tres años cerradas y ellos pasando muchísimo trabajo por carecer de techo.

«Y como esto es un proyecto que estaba propuesto para Indalla, me metí. Por tanto, si no me la dan yo creo que me la merezco», detalló.

Imágenes capturadas por los periodistas independientes Vladimir Turró y Enrique Díaz, dan cuenta del desalojo y la multitud de personas en la calle, el pasado miércoles en horas de la mañana.

También fue captada una mujer que parecía ser la presidenta del CDR, que en una forma para nada adecuada exigía a los ocupantes abandonar el lugar de manera pacífica.

Los reporteros indicaron que en horas de la tarde se produjo un operativo policial en esa localidad para concluir el desalojo.

«Estoy cansada de vivir peor que un animal, de pasar mil trabajos, de pasar frío, de hacer caca en tanquetas y tener que tirarla para el río, estoy asfixiada», comentó Pez Lastre, quien como la mayoría de los que ocuparon las viviendas viven en un asentamiento ilegal conocido popularmente como Indalla, en las proximidades del río Quibú.

Leonor quien recibió una ayuda monetaria del exilio en el pasado, contó que fue chantajeada por las autoridades, quienes le dijeron que para obtener una casa del Gobierno, tenía que decir que el dinero se lo habían entregado ellos, y no los cubanos residentes en el exterior, Pez Lastre no cedió al chantaje, y pese a que está enferma de VIH continua viviendo en lamentables condiciones.