Así fue el desalojo de una familia en la barriada de Santa Fe/Imágenes captura de pantalla, YouTube

Brincando el muro y dando patadas a la puerta llegaron personas de la Dirección de Vivienda Municipal de Playa, acompañados de la policía, a la casa de Odeimis Chirino Cabrera y su familia, quienes fueron desalojados el sábado en la barriada de Santa Fe, informan los periodistas independientes Enrique Díaz y Vladimir Turró para CubaNet.


Según Chirino Cabrera cuando su esposo abrió se metieron todos a la vivienda, y le exigieron con gritos que tenía que salir, ni siquiera dieron tiempo para que se vistiera adecuadamente.

«Me empujaron, aquí en el brazo tengo los morados de los empujones que me dieron…», explicó.

«Me empezaron a sacar todas mis cosas para la calle y a montármelas en un camión de comunales… Me mandaron para un albergue, una antigua posada ahí en la playa de Marianao, pero yo no puedo estar en ese albergue por mi enfermedad de artritis reumatoide», confesó.

El hijo mayor de Odeimis pasó cuatro años en prisión, por una condena por consumir marihuana, desde 2017 la casa quedó decomisada con orden de desalojo para sus ocupantes.


Chirino Cabrera construyó su casa con su propio esfuerzo, ella nunca estuvo vinculada a nada relacionado con las drogas.

Un vecino identificado como Hernando Cisnero Castillo dijo que la policía no pudo ocupar «nada» cuando hizo el registro en la casa, a raíz de las acusaciones contra el hijo de Chirino Cabrera.

Odeimis reveló además que quienes la desalojaron estaban ebrios, y que los oficiales de la policía al concluir el desalojo, «se sentaron en el muro riéndose, como si lo que hicieron fuera una fiesta».

Otro vecino Raúl Cabrera calificó el suceso como un abuso, y también aseguró la policía nunca halló droga en esa vivienda.

«Eso es tremendo abuso…es una mujer enferma, que desde el 90 hizo esa casa con mil sacrificios, mil problemas y mil cosas para que se la quiten así. Entonces es una falta de respeto, cogen a la gente y la sacan ahí casi a empujones de su casa, llorando, y entonces el mismo día traen a la otra gente y la meten en su casa…eso es una burla», comentó el vecino.

En cuanto fue desalojada Odeimis, las autoridades trajeron a otra familia para ocupar su propiedad; mientras los vecinos están impactados con los hechos.