Después de su multipremiado y muy bien acogido largometraje “Santa y Andrés, 2016”, el joven director cubano Carlos Lechuga acaba de anunciar que lanzará su tercera cinta, que al decir del propio realizador, será de un género muy poco tratado en la cinematografía cubana.


Alejado de los acostumbrados filmes cubanos que tratan las temáticas sociales, la nueva producción de Carlos será una película de género que lleva por título “Un samurái no muere así.

El filme combina elementos del thriller y del policíaco y su argumento gira en relación a un padre de acaba de salir de la cárcel y que debe encontrar a uno de sus dos hijos que ha desaparecido. Para hallarlo tendrá que contar –aunque no lo desee- con la ayuda de su otro hijo, un joven cura que ha pasado toda su vida siendo rechazado por él.

Pero será el hijo relegado, quien termina siendo un verdadero samurái, porque logra demostrar que él no es un eslabón débil dentro de la familia, sino todo lo contrario. Será la mejor oportunidad que el hijo encuentra para probarse frente a su padre.

La cinta ha sido además un buen pretexto para unir actoralmente a Jorge Perugorría y a su hijo Andros Perugorría también actor. El primero encarnará el papel del padre exconvicto y el segundo el personaje del cura que se reivindica ante los ojos de su padre en un intento por ganarse su confianza.


La nueva película cubana  al decir de su director Carlos Lechuga, puede verse como una adaptación velada de la novela Moby Dick, con ese capitán que engaña a su tripulación para darle caza al monstruo marino y el viaje al corazón de la violencia.

Solo que en la cinta también dirigida por Gabriel Beristaín y Pablo Solarz la gran tragedia ocurre al interior de la familia, siempre con pinceladas a la realidad de Cuba y a su difícil cotidianidad.

“Un samurái no muere así” ha sido concebida como un road movie, es decir, su argumento será contado a través de la metáfora de un viaje por carretera donde paralelamente se desarrolla el argumento  de la historia y la participación de sus personajes.

Carlos Lechuga (La Habana 1983) es un joven y experimentado director de cine cubano que cuenta ya a sus 36 años con tres largometrajes como su ópera prima Melaza en 2012 y Santa y Andrés en 2016.

Graduado como director en la FAMCA y como guionista en la EICTV, Carlos ha participado con sus obras en más de 60 festivales internacionales de cine, llevándose varios galardones, entre los que sobresale el Premio a Mejor Película Latinoamericana en Málaga y el Newcomer of the Year en 2013, principal galardón que otorga el Festival Mannheim-Heidelberg.

El joven cineasta cubano ha estado nominado a los premios Cinema Tropical de  Estados Unidos en 2013 y a los premios Ariel en 2014.

Ahora, solo queda seguirle la pista al estreno de esta nueva cinta cubana, que promete sobre todo por atreverse a abordar un género como el thriller.