El novio de Eveline Gainza, Demar Turruellas, rompió el silencio y dijo en declaraciones a la policía que fue Eveline quien disparó contra su padre Evelio, asesinado el 24 de septiembre del 2018 pero encontrado muerto días después ya cuando su cuerpo había comenzado a descomponerse.


Evelio fue asesinado a tiros y fue encontrado muerto en su casa ubicada en el 16141 SW 141st Ave., en West Kendall.

Por meses los investigadores no sabían con certeza que la joven adolescente había sido la responsable como tampoco tenían claro el motivo detrás del asesinato. Según Turruellas Eveline y su padre habían discutido en varias ocasiones por porque él se negó a darle pagos de asistencia del gobierno que ella creía que le pertenecían, informó el Miami Herald de acuerdo a documentos oficiales de la policía a los que tuvo acceso.

Turruellas de 18 años, accedió a declarar contra Eveline, ahora 18 años, declarándose cómplice después del hecho. El podría hacer 5 años de prisión y 10 de libertad condicional.

Sin embargo para Eveline podría ser muy distinto. Ella podría enfrentar la cadena perpetua si es encontrada culpable del asesinato. Su abogado, quien se negó a dar declaraciones al Herald hizo notar que Turruellas ha dado declaraciones contradictorias en el pasado.


De acuerdo al Herald, Turruelas conoció a Eveline a través de un amigo aproximadamente un año antes del asesinato. Ella asistía al Centro Educativo Robert Morgan, una escuela pública para estudiantes con problemas. Sus padres se habían separado. La madre de Eveline estaba luchando contra el abuso de sustancias, por lo que la adolescente vivía con su padre.

El dijo que Evelio la trataba bien, incluso le compró un automóvil cuando cumplió 16; pero la relación se deshizo por el camino. Ella se ausentó de la escuela, fumó marihuana y se juntó con adolescentes en una pandilla vecinal.

La tensión aumentó el 10 de febrero de 2018. Evelio se había quedado dormido en el sofá de la sala cuando sintió dos golpes en la cabeza. Se incorporó y vio a Eveline «de pie sobre él con un bate de aluminio», según un informe policial.

Turruellas también se había dormido en el sofá. Se despertó al ver la conmoción. Gainza agarró el bate de las manos de su hija. Ella se escondió en un dormitorio, y luego trató de golpearlo por tercera vez antes de que él luchara contra el bate.

La niña salió corriendo de la casa. Evelio, con el rostro cubierto de sangre, sufrió hinchazón en los ojos y la frente.

Pero Eveline no fue acusada de asalto. El padre dijo a las autoridades que esperó dos días para denunciar el incidente porque «no quería que arrestaran a su hija», según un informe policial.

En cambio, Eveline estaba comprometida con una evaluación psiquiátrica involuntaria bajo la Ley Baker de la Florida. Más tarde le dijo a Turruellas que atacó a Evelio con el bate de béisbol porque la «violó».

Turruellas no la creyó. Tampoco los detectives. Evelio se negó a permitir que su hija volviera a su casa, y ella se mudó con Turruellas a Lehigh Acres durante un par de meses.

Finalmente, Eveline regresó a Miami. Su madre le había estado diciendo a Eveline que tenía derecho a pagos de «seguridad social», dinero que su padre había estado recolectando porque era menor de edad. No está claro por qué Eveline estaba recibiendo los beneficios.

La madre de Eveline, dijo Turruellas, quería que su hija obtuviera el dinero directamente y le diera la mitad.

Su padre, «Dijo que no, que no iba a darle dinero», recordó Turruellas.

Junto con Turruellas, Eveline se quedó con sus abuelos maternos en su apartamento cerca de Doral. Evelio todavía se negaba a darle dinero, pero aceptó ir a recogerla esa noche para poder recoger algo de ropa de su casa.

Eveline y Turruellas tomaron algunas pastillas de Xanax. En su dormitorio, dijo originalmente la policía de Miami-Dade, Turruellas tuvo una discusión con ella y disparó una pistola en la pared. Nadie fue golpeado. Afirmó que no recordaba cómo se disparó la pistola.

El disparo sorprendió a la madre y al abuelo de Eveline. Turruellas escondió la pistola en un cajón. En la conmoción, Gainza llegó a recoger a su hija. Solo después de que ella se fue, Turruellas se dio cuenta de que ya la pistola no estaba en el cajón.

Más tarde esa noche, Eveline regresó a la casa de su abuelo, conduciendo el Mercedes de Gainza. Llamó a Turruellas e hizo la admisión. «Que ella mató a su padre», dijo Turruellas. «Ella me contó todos los detalles».

Turruellas dijo a las autoridades que Evelio le pidió ayuda para revisar las imágenes de vigilancia en una habitación de arriba; recientemente ha sido víctima de un robo. «Ella notó que su padre todavía no le estaba prestando atención, él incluso estaba de espaldas a ella, y ella le disparó varias veces», dijo Turruellas. «En la espalda, alrededor del área de la columna vertebral».

«Ella esperó. Ella lo tocó un par de veces, y luego se dio cuenta de que él había muerto, ella tomó las llaves del auto de su bolsillo. Luego se fue de la casa y me buscó a mí».

Una vez que regresaron a la casa del padre, Eveline buscó con calma lejía y toallas de papel y comenzó a limpiar, dijo Turruellas que admitió que la ayudó a arrastrar el cuerpo al baño.

Un poco más tarde, Torruellas escuchó a Eveline decirle a un inquilino que vive en un efficiency que su padre había ido a Cuba. Eveline y Torruellas se dirigieron hacia South Beach para pasar el rato en la arena y luego fueron a la casa de un amigo.

Eveline le contó todo a un amigo, Kerderick «Capo» Reese, de 19 años, quien accedió a destrozar la casa y hacerlo pasar por un intento de robo, pero eso nunca sucedió.

Cuando la policía los arrestó a ambos él culpó a «Capo» y ella dijo que había sido él. Cuando lo descubrió, Torruellas finalmente admitió ante los detectives que ella era la verdadera asesina, dijo.