Las autoridades dicen que Eveline Gainza, la adolescente de 17 años cuyo novio está acusado de asesinar a su padre en West Kendall, no fue un mero accesorio del crimen.


Los fiscales de Miami-Dade acusaron a Eveline como una adulto por el asesinato en segundo grado el 24 de septiembre de su padre, Evelio Gainza, cuyo cuerpo en descomposición fue descubierto en su casa de West Kendall a fines del mes pasado.

Ella apareció en la corte del circuito de Miami-Dade el martes por la mañana, declarándose inocente. El miércoles, un juez decidirá si puede pagar la fianza mientras espera el juicio. Su novio, Demar Turruellas, de 18 años, también está acusado de asesinato en segundo grado.

Inicialmente, la policía de Miami-Dade arrestó a Eveline por un cargo de accesorio después del hecho. Los detectives dijeron que ella había admitido haber ayudado a limpiar la escena del crimen.

Los investigadores ahora creen que ambos estaban en el complot para matar a su padre. Pero no queda claro exactamente quién disparó el arma: Eveline y Turruellas se echaron la culpa el uno al otro cuando fueron cuestionados por la policía.


La policía dijo que Turruellas y Eveline habían llegado recientemente de Lehigh Acres y se estaban quedando con su madre en West Miami-Dade.

El 24 de septiembre, horas antes del tiroteo, Turruellas se enojó y disparó un arma dentro de la casa, golpeando una pared. Más tarde, el padre de Eveline condujo hasta la casa de su madre, recogió a su hija y la llevó de regreso a su casa en 16141 SW 141st Ave., en Hammocks.

En algún momento esa misma noche, a Evelio Gainza lo mataron a tiros con una pistola de calibre .40. El motivo del asesinato sigue siendo un misterio, aunque un informe de arresto sugiere que el hombre asesinado no aprobaba a Turruellas como pareja de su hija.

Aún no está claro cómo ocurrió el asesinato, pero la policía dice que finalmente arrastraron el cuerpo de Evelio Gainza a un baño del segundo piso y lo cubrieron con toallas, tratando de limpiar las manchas de sangre con lejía y toallas de papel. Eveline más tarde le dijo a un vecino que su padre había viajado a Cuba.

Tres días después, el 27 de septiembre, una persona no identificada pidió a los oficiales que realizaran un «chequeo de bienestar» en Evelio Ganza y descubrieron el cadáver escondido en el baño de arriba. Los oficiales pronto encontraron a Eveline y Turrueallas conduciendo en el Mercedes de su padre.