Un niño en una playa de Bahamas terminó acechado por cuatro tiburones en la playa donde se bañaba.

El menor logro salir del agua antes de que los tiburones pudieran acercarse lo suficiente como para hacer daño.