Desde Cuba, en la provincia de Matanzas, una familia pide justicia para Glenda de la Caridad Marrero de tan solo 15 años quien por participar en las protestas del 11 de Julio ahora está tras las rejas.

La joven cubana de Jovellanos vive sola con su madre. Su padre y tía viven en los Estados Unidos, según informó AméricaTeVe.


El pasado domingo cuando los cubanos tomaban las calles para protestar pacíficamente en varias ciudades a lo largo de la Isla, ante las súplicas de la madre de la joven,  las autoridades se llevaron a Glenda presa a un centro de detención de menores.

La joven podría enfrentar hasta 60 días de encarcelamiento.

En redes sociales, sus familiares han publicado mensajes dedicados a la joven, en busca de justicia y de respuesta de las autoridades.

Desde la isla, su tía y su prima también han estado en busca de una solución ante la incertidumbre, mientras que Glenda sigue en una prisión para menores, sin abogado y sin juicio alguno.


Su padre dijo a AmericaTeVe que la mamá de la niña pudo hablar con ella en una ocasión, pero a él no le dan información ni lo dejan comunicarse porque esta en otro país.

Su familia ha tratado de asignar un abogado, pero no entienden el por que no los dejan, una de las tantas arbitrariedades del sistema judicial del régimen comunista.

«El abogado le dijo (a su madre) que no puede nombrar abogado. No entiendo por que», dijo su tía en lágrimas desde Miami.

Ya han pasado 72 horas y la joven aún permanece encarcelada por, como muchos otros cubanos, querer una Cuba mejor y expresar sus ideas.